Suscribir Newsletter Facebook Twitter



15°C
Capital Federal
Sábado, 21 de Octubre de 2017

Servicios del conocimiento: Una mina que tiene mucho para explotar

By ITSitio

Carlos Pallotti
Carlos Pallotti

Los Servicios basados en el Conocimiento son un poderoso motor económico, que en los últimos tiempos han ganado mayor visibilidad y alcance, al punto que, digitalización mediante, vivimos en la Economía del Conocimiento. En la Argentina, representan casi el 7% del PBI, y exportaciones por US$ 6.500 millones. Desde la Subsecretaría de Servicios Tecnológicos y Productivos, a cargo de Carlos Pallotti, se está impulsando este sector, con diagnósticos y medidas concretas. Los objetivos de la Subsecretaría, y las expectativas sectoriales son muy buenas. Tal vez su empresa ya esté desarrollando esta clase de servicios, y se esté quedando al margen de esta gran movida.

Por Alejandro Alonso

A medida que muchas soluciones y productos se vuelven cada vez más “as a Service” (y el software es un buen ejemplo de esto, pero no el único, piénsese en las suscripciones a las revistas digitales), y que se hace más denso el fenómeno de la “servificación” como capas de valor en torno a muchos bienes físicos (agregando desde servicios de diseño e I+D, a publicidad y marketing, y contenido embebido en ellos, entre otros componentes), la Economía del Conocimiento se vuelve más palpable.

Es verdad, siempre hubo profesionales que trabajaron en este sector, brindando servicios profesionales que requerían saberes específicos (contadores, abogados, ingeniería, productoras de cine publicitario…) Pero en la era de la digitalización, todo es más veloz, más simple, por lo que el conocimiento y el rédito que éste puede atraer fluyen con menos barreras. “En las últimas dos décadas, los servicios se han vuelto más transables”, explica Rominá Gayá, directora del Observatorio de la Economía del Conocimiento. Esto significa que se han vuelto más visibles y variados, que se les da mayor valor en el comercio regional e internacional, y que hoy es posible comercializar servicios que antes no podían ser exportados fácilmente, merced a las nuevas posibilidades que brindan las TICs.

El Observatorio de la Economía del Conocimiento (OEC), impulsado desde la Subsecretaria de Servicios Tecnológicos y Productivos, dependiente del Ministerio de Producción de la Nación, recopila información de diversas fuentes (incluyendo encuestas propias) en función de las políticas públicas y de las agendas empresariales en relación a los Servicios basados en el Conocimiento (SBC). Esto abarca el registro de los empleos y las inversiones generadas, el flujo de las exportaciones, la vinculación con las universidades y el análisis de la problemática del sector, entre otros ítems. “Nos concentramos en un subconjunto de estos servicios del conocimiento, que son los que están en el ámbito de competencia de la Subsecretaria de Servicios Tecnológicos y Productivos, y que incluye servicios informáticos, legales y jurídicos, contabilidad y auditoría, publicidad, y servicios audiovisuales, entre otros”, aclara Gayá, principal responsable del informe.

https://www.youtube.com/watch?v=lwss9Xxt_N0


EL ESTADO DEL ARTE, Y SU IMPACTO ECONÓMICO

En la Argentina, según Gayá, los Servicios basados en Conocimiento representan el 6,7% del PBI, empleando a más de 400.000 personas, y generando 175.000 nuevos empleos en la última década. Involucra a casi 47.000 empresas, la abrumadora mayoría de las cuales son MiPyMEs. Por si fuera poco, en la balanza comercial con el exterior, presenta superávit: los últimos números relevados muestran exportaciones por US$ 6.500 millones e importaciones por US$ 5.400 millones. Estos US$ 6.500 millones equivalen a la mitad de las exportaciones argentinas de productos primarios.

Dentro de los Servicios basados en Conocimiento, el principal rubro es el de los Servicios Empresariales, Profesionales y Técnicos, que en 2015 exportó por US$ 4.500 millones e importó por US$ 2.400 millones. Estos servicios representan el 6,0% del PIB, abarcando unas 41.655 empresas, 98% de las cuales son MiPyMEs (ocupan más de 317 mil empleos, generando en la última década más de 75 mil nuevos empleos). Desde el punto de vista de formación, hoy existen más de 789 mil estudiantes en carreras de grado y pregrado relacionados con estas actividades. La estrella de este rubro son los servicios Contables y de Asesoramiento.

Software y Servicios Informática viene en segundo lugar por detrás de los Servicios Empresariales, Profesionales… abarcando el 0,7% del PBI. Hay 4.726 empresas involucradas, 95% son MiPyMEs. Emplean a 91.000 personas, más del doble que hace una década. También dan superávit en la balanza comercial a exterior. (exportaciones por US$1.484 millones, e importaciones por US$619 millones). Existen hoy más de 102 mil estudiantes en carreras de grado y pregrado. Y Se han desplegado más de 24 clústers en todo el país para desarrollar estas actividades. El 75% tiene más de cinco años de antigüedad. “Algunas zonas ya están consolidadas, como la Ciudad de Buenos Aires o Córdoba —explica Gayá—. Otras zonas son emergentes, como Rosario, Mendoza, Tucumán, Bariloche, Tandil y Mar del Plata. Y otras tienen un desarrollo más incipiente, pero de acuerdo a lo que hemos conversado con varios de estos clústers, con muchas ganas de crecer (en Misiones, Corrientes, Jujuy, Paraná, Resistencia, entre otros). La Subsecretaría estará apoyando ese crecimiento. Estos 24 clústers proveen a 900 empresas, general más de 31.000 empleos, y en todos los clústers hay exportación”. En este orden, la Subsecretaría se propone que, de las cinco zonas emergentes, al menos tres pasen a ser jugadores importantes con relevancia internacional en el próximo cuatrienio.

La Subsecretaría tiene un convenio con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para elaborar planes estratégicos para el sector. Los primeros estudios se están realizando en Corrientes, Misiones, Jujuy, Tucumán, sur de Córdoba, y el eje Tandil-Mar del Plata en la provincia de Buenos Aires. Para esto trabaja en forma conjunta con los sectores público-privados regionales, universidades y cámaras empresarias.

PLANES, ANUNCIOS Y ACCIONES DE PROMOCIÓN

“Nuestros objetivos a corto plazo son llevar asistencia financiera a las PyMEs que quieren crecer, reglamentar la Ley de Apoyo Audiovisual, y desarrollar infraestructura común que sea relevante para formar nodos productivos en distintas regiones. También, buscar nuevos mercados y profundizar la capacitación de recursos humanos”, detalló el subsecretario de Servicios Tecnológicos y Productivos, Carlos Pallotti.

https://www.youtube.com/watch?v=ENmf9K9SKIE


“Los desafíos y las oportunidades que tenemos son enormes: por ejemplo, el Mercosur tiene un déficit comercial de más de US$ 20.000 millones en SBC, y la exportaciones de Argentina a la región pueden crecer ampliamente. Creemos que el sector puede crear este año 10 mil empleos, de los cuales muchos ya se anunciaron, y 80 mil en los próximos cuatro años”, sostuvo Pallotti.

La Subsecretaría está trabajando, también, en la reglamentación de la Ley de Apoyo Audiovisual, y una vez que la normativa esté vigente impulsará herramientas de asistencia técnica y financiera para ese sector.

PROGRAMA PRESOFT

La subsecretaría abrirá un registro, de ventanilla permanente, para que presenten proyectos las empresas productoras de software, con 2 años de antigüedad, y que no cumplen los requisitos para acceder al Régimen de Promoción del sector. Será a través de una plataforma online y estará operativa en 60 días.

Las firmas podrán recibir un conjunto de beneficios por un monto equivalente a $45.500 por empleado registrado. Esta asistencia será por dos años, tras lo cual deberán estar en condiciones de adherir a la ley 25.922. Dispondrá de Aportes No Reembolsables (ANR) de hasta $ 600.000, en dos tramos, orientados a proyectos de desarrollo de mercados externos, certificación de normas de calidad y/o consultoría para investigación y desarrollo (I+D). Alcanzará el 60% del costo del proyecto y 40% restante estará a cargo de la empresa, que podrá presentar hasta dos proyectos, con un plazo máximo de ejecución de 9 meses, con posibilidad de prórroga a 12.

El otro instrumento es una línea de crédito del Banco de Inversiones y Comercio Exterior (BICE), con un fondo total de $ 40 millones. Las empresas podrán recibir hasta $ 500 mil, con 5 puntos de bonificación, por lo que la tasa final es de 17%, con un plazo de 36 meses. La garantía estará otorgada por Garantizar, sociedad de garantías recíprocas.

https://www.youtube.com/watch?v=gNnFgEMTsrI

 

     

Tags: Conocimiento Servicios itSitio Carlos Pallotti tecnología