Suscribir Newsletter Facebook Twitter



14°C
Capital Federal
Lunes, 20 de Noviembre de 2017

EXO y la Universidad Nacional de Rosario desarrollan un Centro de Diagnóstico Móvil

By itSitio

¿Cómo será la medicina dentro de una década? ¿De qué manera podrá la tecnología ayudar a llevar servicios de prevención, diagnóstico y atención a zonas de desastre, poblaciones alejadas de los grandes centros urbanos, o vehículos en vuelo y en alta mar? Desde hace un año, EXO y la Universidad del Rosario están colaborando para plasmar una partecita de ese futuro, hoy.

Aunque el concepto de telemedicina nació en la década de 1970, no fue hasta 1988 que la Organización Mundial de la Salud dio una definición lo suficientemente abarcadora como para comprenderla en su totalidad. Para la OMS telemedicina es la distribución de servicios de salud “donde la distancia es un factor crítico, por cualquier profesional de la salud, usando las nuevas tecnologías de la comunicación para el intercambio válido de información en el diagnóstico, el tratamiento y la prevención de enfermedades o lesiones, investigación y evaluación, y educación continuada de los proveedores de salud, todo con el interés de mejorar la salud de los individuos y sus comunidades”.

Con los años, y los fracasos sucesivos, quedó claro que las iniciativas de telemedicina no debían centrarse en las posibilidades tecnológicas (un viejo vicio que se extiende a otras áreas de las TICs), sino en las necesidades concretas del personal de salud o de la población beneficiaria. La Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Rosario viene investigando concienzudamente sobre estos temas al menos desde principios de la década de 2000, con el objetivo de desarrollar equipos y prácticas acordes al estado del arte. El doctor Guillermo Bill, docente e investigador de la Universidad, prefiere el término de “telesalud”. Bill, quien también es coordinador de la Red Telesalud de las Americas, explica que las aplicaciones imaginadas al principio tuvieron más que ver con las grandes catástrofes, como terremotos e inundaciones. “En un primer momento, el equipo estuvo centrado en eso. Pero cuando fuimos avanzando en las aplicaciones, siempre con proyectos piloto, nos encontramos con que también era aplicable a poblaciones aisladas geográfica o culturalmente, e incluso grandes urbes donde no hay especialistas”.

Es así como comenzó la concepción de un sistema (hardware, software y periféricos) al que cada vez le veían más potencial, y que podía tener un impacto importante en la salud de la comunidad. De hecho, el fin imaginado no sólo era asistencial, sino que abarcaba las tareas de promoción de la salud. Con todo, para cerrar el círculo y cristalizar esta aspiración hizo falta la llegada de un socio tecnológico con la vocación y la capacidad de llevar a buen puerto el proyecto. Así, EXO se sumó hace poco más de un año a la iniciativa. No sólo tenían una amplia experiencia en el desarrollo de la microinformática local (que data de la década de 1980), sino que, más recientemente, habían colaborado en la llegada al mercado local de productos de hardware específicos para el sector educativo, como la Classmate, basada en especificaciones de Intel. A esto se suma su capacidad en el desarrollo de soluciones de TI y en la provisión de servicios profesionales.

La llegada de EXO se dio de manera indirecta, en el ámbito de otra iniciativa (de desarrollo de software para Historia Clínica Electrónica). “A raíz de esas charlas, nos enteramos que la universidad estaba trabajando también con la parte de telesalud. Es un tema que nos llamó la atención, del mismo modo que en su momento nos interesó el tema educativo, y después fuimos contactados por Intel para desarrollar las netbooks educativas en 2007 y 2008”, recuerda Luis Szychowski, presidente de EXO, y agrega: “Siempre estamos mirando cosas que podemos hacer, qué podemos aportar e investigar, y el uso de la Internet para dar servicios de salud a distancia es un tema que nos interesaba”.

El resultado es un Centro de Diagnóstico Móvil (CDM): un sistema que cabe en una valija y que permite no sólo relevar información del eventual paciente, sino también procesarla y transmitirla a una plataforma en la nube, para que —desde los centros de referencia— los especialistas puedan dar su opinión y prescribir tratamientos. Incluso permite que los agentes de salud dispersos por el país puedan interactuar en tiempo real con esos especialistas, aprovechando las conexiones de Wi-Fi, de datos vía telefonía celular o satelitales. Caso contrario, el sistema es capaz de guardar de manera segura (encriptada) esa información para que sea transmitida a la primera oportunidad. El sistema permite además la conexión con periféricos portátiles de diagnóstico, e inclusive puede extraer datos del equipamiento médico tradicional (como un tomógrafo o un resonador magnético) a través del protocolo HL7, para luego adjuntarlos al resto de la información relevada del paciente y enviarlos al especialista a través de una comunicación segura.

CON LOS PIES EN EL PRESENTE, PENSANDO EN EL FUTURO

“En la universidad tenemos un perfil profesional relacionado con la atención primaria. Pero a estos profesionales se les puede escapar el conocimiento de una especialidad, como cardiología, oftalmología o neumonología. Una herramienta como ésta permite a ese profesional estar en contacto con los grandes centros de referencia (universidades, hospitales regionales, centros especializados). Es una herramienta que los egresados pueden tener en su lugar de trabajo, que les permiten tener más seguridad. Porque hay otra realidad, nuestros egresados, una vez recibidos, se quedan en las grandes urbes. Allí tienen todo a mano. Esta herramienta le permitiría estar en contacto y tener un respaldo en los primeros pasos de su carrera profesional”, asegura Bill.

Si bien el Centro de Diagnóstico Móvil no fue lanzado aún al mercado de manera oficial, sus promotores ya están en charlas con gobiernos provinciales y municipales interesados en la propuesta. Están respaldados por un largo camino de ensayos piloto que no sólo se dieron dentro de la República Argentina. De hecho, según recuerda Bill, los primeros modelos no se caracterizaban precisamente por su diseño. “El primero de estos dispositivos, desarrollado a principios de la década pasada, era muy gracioso, porque eran periféricos puestos en torno a una PC, y era todo muy artesanal. Ese prototipo fue armado y enviado a un hospital que tiene la Argentina en Haití, con el cual tenemos relación”. La llegada de EXO y el armado del primer prototipo a fines de 2014, aportó otras cualidades a estos sistemas de diagnóstico. “Ahora sentimos que podemos dar respuesta a lo que nos demandaban tanto instituciones internacionales como locales. Consideramos que esto es un primer paso, por lo que vemos acerca de la forma en que trabaja EXO y cómo avanza la telesalud, seguramente se van a sumar nuevas aplicaciones, obviamente de la mano de la investigación continua”, dice Bill. Hoy, EXO está ultimando los detalles para la fabricación del gabinete, está afinando el software, y paralelamente está terminado el protocolo de producción del sistema.

Si bien en el centro del Centro de Diagnóstico Móvil existe una notebook, no es ésa la parte más importante. “Lo único que hace la notebook —asegura Szychowski— es ser el soporte de la aplicación de software y facilitar la comunicación. Las herramientas de diagnóstico se comunican con la notebook a través de la plataforma de software que integra estas unidades. Y esto se vincula con un software que trabaja en la nube desde la otra punta. En resumen, la computadora pasa a ser algo secundario”.

Maximiliano Miodowski, gerente de Tecnología en EXO, hace hincapié en la condición de “sistema” de esta solución. “Yo no entiendo esto como un equipo, sino como un sistema integrado por distintos equipos. Cada uno de esos equipos tiene su propia electrónica, y un protocolo de comunicación para hablar con la computadora. La computadora procesa algunas de las señales que les envían los otros equipos, y a su vez se comunica y funciona como puente de comunicación con el software que funciona dentro de este sistema. Así, tenemos un sistema electrónico que diagnostica signos vitales tales como pulso, ritmo cardíaco, electrocardiograma y oximetro. Eso no lo hace la computadora sino un electrocardiógrafo dedicado dentro del sistema. No son sensores, sino equipos dedicados para cada función, son equipos médicos conectados a la computadora”.

Por su parte, Alexis Rojas, del departamento de Desarrollo EXO, explica que esta solución de telesalud tiene una autonomía mayor a cuatro horas con las baterías completamente cargadas y en funcionamiento. “Esto permite hacer el diagnóstico sin electricidad”, asegura. Uno de los puntos donde se puso especial cuidado fue en el desarrollo de la interfaz del usuario. “Estas tecnologías no tienen nada de distinto respecto de lo que hoy hace el profesional. Son los mismos periféricos que el profesional tiene en el consultorio. Lo único que cambia es el núcleo de transmisión y el sistema informático”, asegura Rojas. “En el desarrollo del software se buscó que la interfaz fuera amigable con el profesional y que no le cambiase el ámbito de aplicación”, destaca Héctor Mussi, gerente de Marketing y Prensa de EXO. Esto hace que la curva de aprendizaje en el uso del sistema no sea complicada, y que, en definitiva, la herramienta sea de fácil utilización por parte del profesional.

El CDM tiene también su versión escritorio que cuenta con las mismas ventajas y características que la versión móvil, pero diseñadas para funcionar en un consultorio.

Con este equipo un simple consultorio se convierte en un completo centro de diagnóstico y consultas, con interacción remota con centros de alta complejidad. El CDM incorpora además una versión en un robusto gabinete metálico, diseñado en materiales de usos clínicos.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

*El CDM está compuesto por una unidad de procesos y comunicación (UPC), que es capaz de relevar signos vitales tales como electrocardiograma, saturación de oxígeno en sangre, presión arterial (no invasiva) y temperatura corporal en sólo unos segundos.

*Los resultados se muestran en pantalla y son enviados de forma remota en tiempo real. El profesional de la salud tiene la opción de guardar el estudio para su posterior análisis y diagnóstico. El estudio se almacena de forma segura encriptada y con firma digital. Los estudios guardados se sincronizan a través de una nube de acceso seguro basado en un marco de conocimiento cero. Solo el profesional de la salud debidamente autorizado puede ver o compartir los estudios desde cualquier dispositivo o ubicación en cualquier momento.

*El sistema admite dispositivos opcionales de diagnóstico por imágenes y auscultación. Por ejemplo, el CDM incorpora opcionalmente un potente ecógrafo que transmite imágenes a la UPC para su procesamiento y transmisión en tiempo real. Las imágenes pueden ser almacenadas en la UPC. También permite construir imágenes 3D. Con el estetoscopio electrónico incluido opcionalmente en el CDM, es posible auscultar al paciente y al mismo tiempo grabar el resultado o transmitirlo remotamente en tiempo real. El estetoscopio electrónico se conecta directamente a la UPC. El analizador de orina opcional es sencillo de utilizar y en solo pocos segundos presenta los resultados de un análisis de orina completo. Funciona con tiras reactivas descartables por lo que es práctico y económico.

*La UPC, dispositivo central del CDM, es un producto de desarrollo nacional encargado de procesar toda la información relevada de la persona, a su vez se comunica de forma remota para transmitir esta información.

*El CDM fue diseñado para ser utilizado por usuarios sin conocimientos informáticos especiales. El software es amigable e intuitivo, posee una función de teleconferencia para recibir instrucciones de forma remota y puede conectarse con cualquier tecnología disponible, incluso vía telefonía satelital en aéreas carentes de otra infraestructura.

*La versión portátil del CDM se presenta en un maletín transportable altamente resistente, los equipos en su interior son de diseño robusto y se pueden utilizar con alimentación autónoma posibilitando su uso en lugares carentes de energía eléctrica. Aun así el CDM puede diagnosticar y transmitir remotamente en tiempo real. Por su tamaño, puede incluso ser transportado en la cabina de un avión de línea y en barcos.

Lee también la nota AQUÍ.

     

Tags: Universidad Nacional de Rosario itSitio EXO medicina tecnología Organización Mundial de la Salud Centro de Diagnóstico Móvil