Suscribir Newsletter Facebook Twitter



16°C
Capital Federal
Domingo, 22 de Octubre de 2017

Lágrimas por el Superclásico

Lágrimas por el Superclásico
Lágrimas por el Superclásico

YouTube me regaló algo hermoso cuando estoy al cohete: ver videos viejos de Les Luthiers y Pinti. De este último siempre me fascinó el sketch de Salsa Criolla donde simula una charla con un norteamericano donde intenta explicarle la política argentina. Lo habré visto unas 26 veces… este mes. Mientras intentaba dormirme anoche, con los ojos en Dos de Oro de zappinear viendo lo sucedido en La Boca, me imaginé una situación similar.

Salteo la joggineta de Pinti, pero sí me vi en un pub inglés, pinta en mano, charlando con el periodista del diario The Observer, que dijo hace poco que el clásico Boca-River en La Bombonera está en el número uno de los 50 acontecimientos que cualquier aficionado al deporte debería cumplir antes de morirse.

¿Cómo le explico lo que pasó ayer? Por dónde empiezo si ni siquiera sé por dónde terminar. Mi viejo es súper fana de River, fue a la cancha toda su infancia, toda su adolescencia pero un día dejó de ir. ¿Por qué? Justamente porque en un Súper Boca le pasó raspando la Tragedia de la Puerta 12, donde 71 hinchas murieron aplastados en el estadio Monumental. Por esta razón nunca me llevó a la cancha, salvo contadas excepciones, pero nunca a un River-Boca.

Cómo le explico al inglés que mientras yo crecí a 20 cuadras de donde se juega lo que para él es el mejor evento deportivo para ver, con mi viejo nuestro sueño en conjunto es poder ir alguna vez a ver un partido de la Premier League. Ni siquiera tiene que ser un City-United en Manchester o un londinense Arsenal-Chelsea.

Cómo le explico que le cambio los riquísimos choris por un “Fish n´ Chips” con tal de saber que no me voy a pasar la madrugada del lunes en el baño porque los puestos no tienen control sanitario.

Cómo le explico que no quiero que me cobren un vaso de gaseosa sin gas a precio dólar, cuando en el viejo continente es cada vez más común tomar cerveza en los estadios.

Cómo le explico que estar parado, rezando porque no tengas un tipo más alto que vos adelante y apretado como en el subte B a las 18 un martes; no está tan bueno como parece. Que estar sentados es mejor, más cómodo y está probado que es un antídoto contra la violencia.

Cómo le explico que hoy no pensamos en lo difícil que es llegar a una cancha visitante, simplemente porque no podemos ir de visitante; mientras que es común ver la mezcla de hinchas en todas las canchas de Inglaterra.

Cómo le explico que es imposible que no me pase horas y horas, gastando euros y euros en cerveza, convenciéndolo que el hermoso colorido, que la pasión, el folklore y demás, no sirve de nada si se traduce en papelones como el de ayer. Y agradezcamos que esta vez no hubo muertos.

Lo que sí le puedo explicar al inglés sin ningún tipo de problema es cómo me puede acercar un par de tickets y un boleto de avión para ir a su país a ver un partido de la Premier. Eso sí, que después no me pida que lo acompañe a la Bombonera.

 
Rodrigo San Miguel
@RodrigoSanMigue
dbiz.today
     

Tags: Superclásico River Boca Vergüenza Rodrigo San Miguel