Suscribir Newsletter Facebook Twitter



22°C
Capital Federal
Viernes, 18 de Agosto de 2017

Resultados y Balance positivo del Banco Santander

Ana Botín
Ana Botín

La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, ha presidido la junta general de accionistas de la entidad en la que se han aprobado las cuentas correspondientes al ejercicio 2016.

Botín destacó que “nuestra mejor franquicia, equipos más cohesionados, una estrategia clara y una buena ejecución, nos permitieron obtener excelentes resultados en 2016”, a pesar de la volatilidad en los mercados y los “nuevos retos” que afrontaron la economía y el sector financiero. “Volvimos a cumplir con nuestros objetivos comerciales y financieros, y con las métricas de rentabilidad comprometidas con nuestros accionistas, y lo hicimos de la manera correcta”, añadió Botín, que señaló, además, que “los buenos resultados nos sitúan entre los bancos internacionales que consiguen a la vez financiar un crecimiento rentable, acumular capital y seguir aumentando el dividendo a nuestros accionistas”.

Botín recordó que Banco Santander registró un beneficio atribuido en 2016 de 6.204 millones de euros, lo que supone un incremento del 4%, y que el resultado ordinario excluyendo el impacto negativo de las divisas de los países en los que opera el Grupo subió un 15%. La presidenta de Banco Santander indicó que “en 2016, hicimos lo que comprometimos con nuestros accionistas: aumentamos el dividendo en efectivo, el beneficio por acción y el valor tangible por acción. Nuestro plan para 2017 es mejorarlos aún más”. La presidenta de Santander destacó también los avances que ha logrado la entidad en términos de vinculación de clientes, el eje fundamental sobre el que gira la estrategia del Grupo: “Avanzamos en la relación con los clientes en todas nuestras unidades, mejorando el servicio y los productos que ofrecemos. Resultado de ello es que tenemos más clientes, más cercanos y más satisfechos”.

Dividendo

Botín también recordó que la entidad aumentó un 5% el dividendo total por acción con cargo a los resultados de 2016 y un 8% el dividendo en efectivo, hasta un total de 21 céntimos por acción. Los accionistas han recibido ya tres pagos: dos en efectivo por valor de 5,5 céntimos de euro por acción, y otro de 4,5 céntimos bajo el programa de Santander Dividendo Elección. El complementario, del mismo importe que los otros dos en efectivo, se pagará en mayo.

Subrayó que “en lo que va de año, la rentabilidad total a nuestros accionistas es del 17%, muy superior al 6% del sector de bancos en Europa y la mejor entre nuestras comparables. Esta buena evolución muestra la confianza de los inversores en nuestra estrategia y el equipo”. En cuanto al dividendo previsto con cargo a los resultados de 2017, Botín adelantó que “en este año, de acuerdo con la política aprobada por el Consejo de Administración, es intención del consejo aumentar de nuevo el dividendo total por acción, hasta 22 céntimos por acción, y así lo propondremos a esta junta” el año que viene. El esquema de abono sería de tres dividendos en efectivo por valor de 6 céntimos de euro por acción cada uno, y uno a elegir entre acciones y efectivo (scrip) de 4 céntimos. Botín explicó: “de esta manera, el dividendo total por acción seguirá aumentando en casi un 5% y el importe que se paga en efectivo crecerá alrededor del 9%”.

Mantenemos así nuestra senda de aumento del dividendo en efectivo, que responde a nuestra política y que es positiva en dos aspectos: “porque permite al accionista elegir en qué invertir el dividendo que recibe, y porque no diluye su participación”, añadió Ana Botín.

Botín se refirió también a la posición de capital de Santander: “en tres años, hemos aumentado en 19.500 millones el capital: 12.000 millones de manera orgánica y 7.500 millones en el mercado", dijo, y añadió que “cerramos 2016 con un ratio de capital de primer nivel del 10,55%, 50 puntos básicos más que en 2015. Con ello, superamos nuestra propia meta y las exigencias de los reguladores”. En su opinión, “no solo es importante nuestra fortaleza de capital, sino también la calidad del mismo y la fortaleza de balance. La mayoría de nuestros activos son créditos a clientes y las principales fuentes de financiación provienen de depósitos estables”.

Crecimiento y objetivos

La presidenta de Santander reiteró los objetivos que se ha fijado el banco para 2018. “A pesar de que prevemos un entorno de volatilidad y de factores exógenos al Grupo que nos afectarán en algunos países, confiamos en alcanzarlos”, indicó. Botín apuntó que “el buen comportamiento del banco en el último año y las tendencias positivas derivadas de la nueva estrategia me permiten trasladarles hoy este mensaje: vamos a mejor”.

Como el conjunto del sector, Santander tiene por delante “un enorme desafío: la transformación digital, que no solo tiene que servir para hacer lo mismo de distinta forma, sino para hacer cosas que antes no concebíamos”. En este sentido, apuntó que el banco continuará invirtiendo en tecnología, destinando 1.900 millones de euros al año para respaldar la transformación. Explicó que el Grupo está trabajando en tres frentes: “primero, transformando los productos y servicios tradicionales; en segundo lugar, con Openbank, un banco totalmente digital que relanzaremos en los próximos días; y el tercero, a través de Santander Digital y nuestro fondo Santander Innoventures, que tiene un capacidad de inversión de 200 millones de euros”.

A futuro, Botín se mostró confiada en que “tenemos una magnífica plataforma para seguir crecimiento rentablemente”. Enumeró las tres principales ventajas competitivas de Santander: “nuestros 125 millones de clientes y nuestro foco en banca comercial que desarrollamos principalmente en 10 mercados; la diversificación geográfica, con un equilibrio entre economías maduras y emergentes que hace que nuestros resultados sean más estables y predecibles, lo que reduce la necesidad de capital respecto a nuestros competidores; y el modelo de filiales, que minimiza los riesgos, nos hace fuertes a nivel local, pero también nos da la gran oportunidad de una mayor colaboración entre países y negocios del Grupo”. En este sentido, explicó que “el centro corporativo juega un papel esencial”: aporta valor al Grupo y permite generar economías de escala, al tiempo que hemos disminuido su coste un 18% en 2016 y un 35% en tres años”. Subrayó que “hemos analizado los mercados en los que estamos presentes y estamos donde queremos estar”.

Botín señaló que “la clave para alcanzar nuestro objetivo de crecimiento rentable y sostenible es seguir ejecutando nuestro plan estratégico”. Añadió que Santander quiere ser “el mejor banco comercial de Europa y América, ganándonos la confianza de nuestros empleados, clientes, accionistas y de la sociedad en general, actuando de una manera Sencilla, Personal y Justa, contribuyendo al progreso de todos ellos” e insistió en que “tan importantes son los resultados que obtenemos como la manera de llegar a ellos”.

Gobierno corporativo y compromiso con la sociedad

La presidenta de Santander hizo referencia a algunos de los cambios acometidos por la entidad en materia de gobierno corporativo. “Hemos incorporado al reglamento del consejo la exigencia de que la mayoría de sus miembros sean independientes”. Además, señaló que el banco ha reforzado las funciones de la comisión de innovación y tecnología para que asuma “el protagonismo que merece”. También recordó la incorporación al consejo de Homaira Akbari y la puesta en marcha del Consejo Asesor Internacional.

Santander es una empresa responsable que comparte las preocupaciones de la sociedad en la que actúa”, indicó Botín, que explicó que Santander va a reforzar su compromiso social en los próximos dos años. “Hemos aumentado el objetivo para 2018. Queremos ayudar a 5 millones de personas en programas de inclusión financiera, emprendedores y acción social”.

La presidenta de Santander también apuntó que el banco dará un nuevo impulso a su programa de universidades, que convierte al banco en la entidad que mayor soporte da a la educación superior a nivel global, poniendo foco en el emprendimiento y el empleo.

España

Botín reafirmó el compromiso del banco con España: “Es el país donde están nuestras raíces, nuestra sede social y donde aún tenemos un gran potencial”. Señaló que “la economía española ha registrado una evolución muy positiva en los dos últimos años, con un crecimiento que se ha asentado sobre pilares firmes: empresas más sanas y más competitivas y familias con mayor capacidad de consumo e inversión”. En su opinión, estas bases “nos deberán permitir seguir creciendo a tasas del orden del 2,5% y continuar invirtiendo en educación y en el apoyo al empresario y a la creación de empleo para que todos los que quieran trabajar puedan hacerlo”. Para Botín, “pocos países cuentan con la trayectoria y la posición que tiene España en mercados tan relevantes como Europa y Latinoamérica, que nos dan acceso a 1.100 millones de personas, con una combinación única de solidez, tradición y dinamismo”. Para la presidenta de Santander,España tiene la oportunidad no solo de seguir contribuyendo con su buen hacer en el plano económico, sino también de aumentar su relevancia institucional y su contribución a los grandes retos regionales y globales: la educación, el empleo de calidad y la inclusión financiera”.

La junta de accionistas aprobó la reelección como consejeros de Ana Botín, José Antonio Álvarez, Rodrigo Echenique Esther Giménez-Salinas y Belén Romana. Además, ratificó el nombramiento de Homaira Akbari.

José Antonio Álvarez: “Las tendencias positivas de 2016 se mantienen en los primeros meses de este año

El consejero delegado de Banco Santander, José Antonio Álvarez, hizo un repaso detallado de la evolución del negocio de la entidad en los distintos mercados y de las unidades globales.

Resumió el ejercicio 2016 diciendo: “el beneficio y los dividendos aumentan; hemos crecido en volúmenes sin efecto de los tipos de cambio, el balance ha mantenido una estructura equilibrada; y hemos mejorado significativamente nuestra solvencia y nuestra calidad crediticia”. Y añadió: “todo ello siendo capaces de avanzar en nuestro proceso de transformación comercial, impulsando la relación con nuestros clientes y mejorando su experiencia con el banco”. Álvarez se mostró confiado en la capacidad del Grupo para alcanzar los objetivos marcados. “Estamos viendo que las tendencias positivas de 2016 se mantienen en los primeros meses de este año: seguimos aumentando nuestros clientes vinculados y digitales; los costes siguen la senda de la contención de los últimos trimestres y la calidad crediticia sigue mejorando; y continuamos generando capital de manera orgánica”. El consejero delegado de Santander explicó que, para alcanzar los objetivos, la entidad se ha marcado las siguientes prioridades financieras para 2017:

- Acelerar el crecimiento de los ingresos, sobre todo en mercados emergentes.

- Aumentar la cuota de mercado en los mercados maduros.

- Continuar con los costes bajo control, con un crecimiento en su conjunto por debajo de la inflación media de los países.

- Seguir mejorando el coste del crédito, con caídas de las dotaciones a medida que mejora el ciclo en mercados como Brasil y España.

- Conseguir que los activos ponderados por riesgo crezcan por debajo de los créditos y del beneficio del Grupo.

    

Tags: Banco Santander resultados Balance positivo Ana Botín dividendo acción inversores