Suscribir Newsletter Facebook Twitter



16°C
Capital Federal
Sábado, 19 de Agosto de 2017

De la rue al soleil

La historia del el Cirque du Soleil
La historia del el Cirque du Soleil

Esta historia empieza por el final. El Cirque du Soleil se vendió, como ya sabemos todos, a un conglomerado de inversores de Estados Unidos, China y Canadá. Estos ejecutivos de saco y corbata juntaron los billetes necesarios para quedarse con la idea alocada de Guy Laliberté, un artista callejero que logró reinventar un género milenario como el circense y llevarlo a otro nivel.

Todo comenzó en el orweliano 1984, pero aquí no había un Gran Hermano omnipresente, sino un “traga-fuegos” como los que hoy vemos en los semáforos porteños y dos administradores de un hostel para jóvenes artistas callejeros en la provincia canadiense de Québec. Guy Laliberté, Gilles Ste-Croix y Daniel Gauthier, eran sus nombres.

Les Échassiers de Baie-Saint-Paul” (‘Los caminantes sobre zancos de Baie-Saint-Paul’), era una compañía de teatro fundada por Ste-Croix. Y si andabas por esa zona del frío Canadá, era común cruzártelos mientras caminaban sobre zancos, hacían malabarismos, bailaban, lanzaban fuego y tocaban música.

Pero todo cambió en aquel año ochentoso, coincidente con el 450º aniversario del descubrimiento de Canadá por Jacques Cartier. Nuestro amigo Guy, ni lerdo ni perezoso, convenció a las autoridades que su “Circo del Sol” era la opción ideal para festejar tal evento. La gira que comenzó como algo destinado a los quebequenses, terminó siendo un recorrido por todo el mundo, creando varias compañías simultáneas que recrean la magia de este circo.

Ya tenemos el final y ya tenemos el principio de esta historia. La cuestión es, ¿qué pasó en el medio? ¿Qué hizo que un espectáculo termine siendo vendido en una cifra que rondaría los 1.500 millones de dólares? A ver si podemos deducirlo.

Podríamos liquidar toda especulación acerca de la habilidad de Guy al decir que el hombre hoy, además de quedarse con el 10% del Cirque, tiene una fortuna personal de 1.900 millones de dólares. Pero vayamos al desarrollo de Ste-Croix, que comenzó viviendo en una comuna hippie en 1979 y recogiendo manzanas, antes de crear un grupo de artistas callejeros.

Tal como explicamos más arriba, ese grupo recibió la ayuda del gobierno canadiense, que dio el puntapié inicial a este circo, en el mejor sentido de la palabra.

Demostrando que de marketing sabe y mucho, Guy buscó captar la atención de quiénes le darían los 75.000 dólares que darían arranque al Cirque du Soleil. ¿Cómo hizo? Se calzó unos zancos, los mismos que había intentado utilizar para recoger manzanas con más eficacia, y realizó una caminata de 100 kilómetros de ciudad en ciudad. "Así que me dieron 75.000 dólares para empezar mi grupo callejero. Y, en 1982, empezamos a actuar en una pista, a la que cubrimos con una gran carpa, en lo que fue el inicio del Cirque du Soleil", explicó Ste-Croix.

El paso siguiente fue lograr la masividad, hecho que lograron en 1987, luego de unos primeros años no muy auspiciosos. Ese año, fueron invitados a participar del Festival de Los Ángeles (EE.UU.). Como explicó el mismo Guy: "Yo llegué a un acuerdo, aceptando ir sólo si abríamos (el festival). Yo llené la sala con personalidades como Sylvester Stallone, Arnold Schwarzenegger y ejecutivos de Columbia Pictures", declaró.

Laliberté, que con el paso de los años se hizo con el control absoluto de la compañía comprando gran parte de las participaciones de Ste-Croix y Gauthier. El resto es historia conocida, shows por todo el mundo, espectáculos interpretados por ccentenares de artistas en decenas de espectáculos, representados en casi 300 ciudades de todo el mundo.

Mientras tanto, yo sigo viendo Gaby, Fofó y Miliki.
“Salta, Violeta!!!”.
 

Rodrigo San Miguel
Bizers

     

Tags: Rodrigo San Miguel Redacción dbiz Cirque Du Soleil