Suscribir Newsletter Facebook Twitter



16°C
Capital Federal
Viernes, 20 de Octubre de 2017

Viene hard (y demorado) el rock en Rosario

Todavía falta para el Hard Rock Café rosarino
Todavía falta para el Hard Rock Café rosarino

Jackie me avisó con tiempo (15 minutos) que no venía a La Cabrera, así que me vino fenómeno para festejar con la patrona que el 6 de abril hizo 14 años que nos casamos en el Museo de la Pasión Boquense, la mismísima Bombonera. Me avisó que no venía Jackie porque estaba en Rosario, de Tribunal en Tribunal, no precisamente porque la hayan pescado en orsay (seguramente estuvo, pero el línea no levantó la bandera amarilla como su vestido by Desiderata), sino porque fue a ver cómo viene el expediente, demorado desde hace seis meses, en el cual el Concejo Deliberante de la ciudad de Rosario trata el pedido de excepción a la norma de edificación para que Hard Rock Café pueda emplazarse en la esquina de Rivadavia y Boulevard Oroño. La idea del CD y de la Comisión de Planeamiento del cuerpo legislativo es que el permiso salga de la manera más consensuada posible. “Sucede que los titulares de la franquicia pretenden avanzar unos metros por sobre la línea de edificación y ponerse a la misma altura que hoy posee una vivienda lindera antigua que quedó acorde a la norma anterior”, me dijo la niña desde un celular que empezaba con 0341, que sugería candidato. La remató con un “se van a poner algunos reparos para preservar la zona, pero se cree que es importante la llegada a la ciudad de una marca mundial”, y le agregó una que no venía de la Chicago argenta, pero que sabía que me iba a interesar. “Narda Lepes abre su propio restaurante. Cuando tenga dónde, te aviso”, desafió la niña y, a lo Stiuso, me dejó una frase que la define como jugadora de toda la cancha: “te dejo el bife de kobe y las burbujas de Rosell Boher de hoy para que las disfrutes con la patrona. Se lo merece”.  

 
Claudio Destéfano
     

Tags: Hard Rock Café Rosario datillos (r) Claudio Destéfano