Suscribir Newsletter Facebook Twitter



21°C
Capital Federal
Viernes, 15 de Diciembre de 2017

Un Poco De Historia

Por Daniel Adelsky

Algunas obras de este genio

Charles Edouard Jeanneret, tal su nombre, es a la arquitectura moderna, lo que Sigmund Freud a la psicología, por su aporte en el campo del diseño y racionalización del pensamiento, pero además un personaje de culto, así como muchos terapeutas tienen el busto de Don Sigmund. Todos aquellos que estamos relacionados con el diseño y la arquitectura, tenemos alguna foto o imagen de él o sus obras aunque sea en nuestra memoria.

Existen otros, como Marcel Breuer, Frank Lloyd Wright, Walter Gropius y Mies Van Der Rohe, pero hoy, nos dedicaremos al Corbu, alguien que no solo incursionó en la arquitectura, sino también en la pintura y el diseño de mobiliario, donde también expreso sus preceptos funcionalistas.

En 1918, desarrolla una teoría sobre el diseño y la arquitectura, donde define a la vivienda como una “máquina de habitar”, donde el diseño y la arquitectura se simplifican y se destierra todo aquello superfluo e innecesario. En 1922 junto con su primo, inicia sus incursiones en la decoración de interiores, participando en 1925 de la “Exposición de arte decorativo”, de Paris, donde se lanza al diseño de muebles, pensando en la reformulación del espacio interior en concordancia con los preceptos del Racionalismo.

Entre 1928 y 1929, realiza sus primeras obras de mobiliario denominadas “Grand Confort” fueron diseñadas, pensando en la comodidad, en base a profundos estudios antropométricos. Los diseños estaban constituidos por una estructura de acero tubular cromado y asientos en cuero, lo que contrastaba con los estándares de la época.

La primera en ser exhibida fue la LC1, en el “Salon d´Automme” de 1928. Esta silla realizada en acero tubular y cuero, presenta la novedad de contar con su respaldo regulable, que permite al usurario elegir la postura más cómoda, empleándose por vez primera en la decoración de la Ville Church.

Los otros componentes de la colección “Grand Confort” vieron la luz un año después, con iguales premisas y materiales, y de acuerdo a los estudios realizados del cuerpo humano se dividieron en 2 grupos, el Petit Modele LC2 y el Grand Modele LC3, el primero respetando las proporciones masculinas y el segunda las femeninas.

Finalmente el Chaise Longue LC4, también presentado en el 29, con iguales materiales, más una estructura tubular que le servía de base. Este diván cuenta con un mecanismo de ajuste que permite que el asiento pueda reclinarse en diversas posiciones activando un mecanismo que regula el ángulo de inclinación con el peso propio, toda una innovación para la época.

Cada uno de sus muebles tenía una función y proporción que evitase que hubiera algo “superfluo” y ocasionara espacios perdidos. Opinaba que los muebles eran una extensión del cuerpo que servían como herramienta. Una mesa se utiliza tanto para comer como para trabajar y un sillón tanto para entretenimiento como relajación. El equipamiento es la representación del nuevo uso del espacio (vieron como todo tiene que ver con todo. Ya lo expresamos en alguna nota sobre la oficina del siglo XXI), y de un nuevo usuario… El hombre moderno.

 
*Arquitecto y Socio Director Grupo Gekko.
     

Tags: Palabra Autorizada Daniel Adelsky Arquitectura Le Corbusier