Suscribir Newsletter Facebook Twitter



15°C
Capital Federal
Lunes, 23 de Octubre de 2017

Tester de Citroën por un día

Ojo de :bizer

Un test-drive de Citroën desde adentro

Es difícil empezar a relatar una experiencia como la vivida el jueves 26 de marzo. Nos citaron a todos puntualmente a las 8.30 de la mañana, el día ayudó mucho ya que estaba diáfano y sin nubes. El predio alejado de las grandes ciudades es hermoso y está en perfecto estado. Tiene un circuito que se usa con autos antiguos y es perfecto para el “curso de manejo avanzado”. La convocatoria fue por demás interesante ya que la mayoría era del interior, vinieron a Buenos Aires un día antes y durmieron cerca para llegar temprano a disfrutar de esta experiencia. Algunos se preguntarán en que consiste un curso de manejo avanzado, para qué me sirve si yo vivo sobre un auto hace 30 años, manejo excelentemente y no he tenido graves accidente a lo largo de mi vida… Bueno les cuento que este es un curso que le sirve a cualquier persona, sin importar la experiencia que uno tenga. El objetivo es que todos aprendamos como se debe maniobrar y frenar ante situaciones de emergencia. Antes de empezar lo primero fue una charla técnica dada por Rubén Daray haciendo hincapié en la seguridad ante todo en el manejo. Acto seguido nos explicaron cómo debemos sentarnos, alguno pensará ¿eso es importante? Por supuesto, si estamos muy lejos del volante podemos girar menos que si estamos más cerca y si estamos muy “recostados” en una frenada de emergencia es más difícil apretar el freno a fondo porque no tenemos un buen apoyo en la espalda… Una vez concluida la charla técnica nos fuimos al circuito donde nos esperaban cuatro Citroën C4 Lounge Exclusive manuales y automáticos. Autos nuevos en perfecto estado, con muchos elementos de seguridad tales como airbag, antibloqueo de frenos (ABS), sistema de ayuda al frenado de urgencia (AFU), control de tracción (ASR), control electrónico de estabilidad (ESP) por nombrar algunos. Muy lindos con un andar confortable y seguros.

Después empezamos a hacer las pruebas del día. En cada auto había tres personas, las cuales repetíamos cada maniobra al menos tres veces. Empezamos con slalom, frenadas a fondo, frenar esquivando obstáculos. Luego de un descanso repetimos lo mismo con el piso totalmente mojado, y para sorpresa mía los autos reaccionaron prácticamente igual. Fue sorprendente como ninguno de primera intención frenamos “a fondo”, esto ante una emergencia es la diferencia entre quedar con el paragolpes trasero del otro vehículo en nuestro motor o detenernos a varios metros de distancia.

Por último el postre del día, digo postre porque no es el objetivo de este curso, 3 vueltas al circuito con todos los autos siguiendo a Rubén por el recorrido ideal del circuito, según un corredor de carreras. Lo triste fue que terminara el día y nos bajáramos de los coches.

     

Tags: Citroën Adrián Balzano Test-Drive