Suscribir Newsletter Facebook Twitter



21°C
Capital Federal
Sábado, 24 de Junio de 2017

Taconeando con la camiseta de seda puesta

Diego Videla
Diego Videla

Noche atípica la de anoche porque luego de comer un vacío en sándwich en el Choribondi que La Cabrera trasladó a la concurrida Vinos & Bodegas de La Rural, mi amiga Jackie, hasta altas horas, me ayudó a ordenar el rancho (léase el Templo del Otro Partido, TOP o mi museo de marketing deportivo) al cual mi hijo Martín había dejado pipí-cucú lookeado con camisetas de rugby para ver Los Pumas-Georgia con empanadas de Medialunas del Abuelo y tintos de Luigi Bosca en el cine que me instaló Alejandro Kamburis, de 6punto1, la que leés en el baño de cines y shoppings. Jackie le puso su toque femenino a tanta testosterona pumística, y solo puso como condición que permanezca una sola camiseta extra-rugby: la que donó a mi museo Diego Videla, de cuando jugaba al polo (4 de hándicap) en Hurling. “Es la única camiseta de seda que tenés en tu museo. Tiene que estar ahí”, declaró Jackie, quien me sumó que el bueno de Diego, histórico Director de Asuntos Públicos del Galicia hasta 2014 (hoy su lugar lo ocupa otro campeón, Pablo Firvida), ahora nuevamente como industrial de la alimentación (Videla fue protagonista del mejor momento de Mate Larangeira Mendes), se sumó como vocal en la nueva Unión Industrial Argentina de Adrián Kaufmann Brea. “Diego, cuando usaba la camiseta de seda del Hurling y taconeaba de lo lindo hace diez años, era vicepresidente de la entidad fabril”, rememoró Jackie seguramente recurriendo a Wikipedia, pues en ese momento ella seguro miraba Chiquititas, como lo hacen mis hijas Bianca y Camila en Netflix. Espero que ahora Videla me suelte algún datillo ® así le doy números como a los que me escriben a claudio@bizers.com.ar para contarme chismes porque quieren ganarse la camiseta del Jackie Dribbling Datillos FC, como el que me dijo que la gente de Amerian quiere hacerse cargo del Hotel del Glaciar en Ushuaia.

Me vendría bien que Videla suelte un chismecillo, así le devuelvo gentilezas y le doy una camiseta DRB para compensar la de seda azul, blanco y rojo que hoy maridará a la perfección con las de los rugbiers que me donaron alguna vez para el museo. Por lo menos eso dijo Jackie.

Claudio Destefano

     

Tags: Claudio Destefano camiseta seda Diego Videla Alejandro Kamburis Unión Industrial Argentina Adrián Kaufmann Brea Jackie Datillos Hotel del Glaciar