Suscribir Newsletter Facebook Twitter



16°C
Capital Federal
Viernes, 28 de Julio de 2017

Seguir en el tobogán o subir la escalera...

Por Leo Sarquís

Leonardo J. Sarquís de Confiagro
Leonardo J. Sarquís de Confiagro

Es bastante obvia la respuesta a lo que planteo en esta nota. Cuando hablamos de lo que la Argentina produce en la actualidad en materia agrícola/ganadera, y vemos que no “somos lo que decimos, ni hacemos lo que debemos…”, seguramente a más de uno (esto es, además del mi) se nos “piantará un lagrimón…”. ¿Por qué? Simplemente porque en esta “década ganada” nuestro país bajó sistemáticamente de todos los “rankings” donde estaba en los primeros puestos de exportaciones de producciones al mundo. Éramos líderes en exportación de Maíz, ahora somos apenas los 4-5, éramos los 2dos exportadores de Trigo, y ahora apenas rondamos el puesto 7, éramos los 3eros exportadores de carnes del mundo, y hoy hasta Bielorusia nos pasó, y con suerte estamos en el puesto número 11 o 12, y lo que es peor, dentro de lo que queda del Mercosur somos el 4to país, después de Brasil, Paraguay, Uruguay… Y así podemos seguir. Esto pasa desde hace años. Días pasados escuchaba a la Presidenta hablar en la apertura de sesiones del Congreso el 1/3 pasado, sobre las posiciones que tenía Argentina respecto a las exportaciones de determinados productos o producciones; lo que se olvidó de comentar es dónde estábamos antes, seguramente mucho mejor y más arriba que ahora. Desde el famoso Marzo de 2006 cuando se cierran las exportaciones de los principales productos derivados de las producciones Agroindustriales, con el objetivo de “proteger –mentirosamente– la mesa de los argentinos”, Argentina perdió mercados, posiciones de exportaciones, posibilidades de vender a los países que nos demandaban. Esto ocurre hasta ahora. Asimismo desaprovechamos durante la década ganada… los mejores precios de commodities de la historia. Ahora bien, esto lo desaprovechamos nosotros, pero nuestros países vecinos (Brasil, Uruguay, Paraguay, Chile) lo aprovecharon, y con creces. El caso de Paraguay es “de Harvard”: Hace no más de cuatro años, ese país tuvo un brote de Aftosa importante. Para los que no saben, cuando pasa esto en cualquier país ganadero, se cierran automáticamente las exportaciones de carne que tenga en curso. Obviamente esto traía aparejada una pérdida importante para los números de la economía de ese país. ¿Qué pasó? Paraguay hizo “los deberes” en materia sanitaria, tuvo restricciones internas para “aggionar” a los productores, los controles fueron más eficientes, y HOY Paraguay exporta mucha más carne que la Argentina, y le vende a los países que mejor y más pagan. Ya en el mes de diciembre pasado, mandó su 3er conteiner de carne de altísima calidad a los países del sudeste asiático que pagan, y muy bien. Esto es solo un ejemplo, después hay muchos más en cada uno de los países de la Región. El caso de Brasil es el de mayor impacto general, en el tema Carnes. Allá por el año 1975 Brasil importaba casi toda la carne que consumía y durante años hizo lo mismo. Su principal proveedor era Australia, otrora 1er exportador de carne del mundo. Hoy Brasil es el 2do exportador mundial de carne, después de Australia. Y no es el 1ero, (lo fue durante 5 años desde 2008-2013), porque más de 500.000 toneladas hoy quedan en su propio país y son consumidas por gran parte de los 9 millones de brasileros que salieron de la línea de pobreza durante los años de la gestión del presidente Lula da Silva… Podemos seguir con ejemplos, como el Acuerdo del Pacífico que desde hace 3 años formaron Chile, Colombia, Perú, México, con un potencial de exportaciones y producciones enorme. Todos sabemos que los cambios que deberían venir en un nuevo gobierno para la Agroindustria son varios, muchos. Hay algunos de alto impacto que al hacerlos efectivos cambiarán drásticamente a favor al sector, y esto se verá reflejado en demandas internacionales. El acceso a nuevos mercados, es algo que deberemos volver a “remar y trabajar”. Nunca lo perdido (o desaprovechado) se recupera tan rápido. Si somos competitivos y producimos lo que mejor podemos hacer, y su vez escuchamos las demandas de los países que mejor nos pagarían, seguramente en no más de 5 años, volveremos a poder subir la escalera y ascenderemos en las estadísticas reales de los países agroexportadores, y dejaremos de descender en el tobogán del estancamiento, desde donde estamos hace varios años ya. A mí me gusta más subir o escalar que bajar. Para eso hay que entrenarse bien y conscientemente. ¿Lo haremos? ¿Lo entenderán los que nos gobiernen los próximos años? Espero que sí, sino, será difícil subir siquiera 1 peldaño de vez en cuando, y será muy fácil bajar el tobogán rápidamente. La Argentina es un país agroindustrial, y lo será siempre. Nuestra responsabilidad (como ciudadanos a la hora de votar también) es hacer que así sea y que así pase.

 
*Leonardo J. Sarquís es Ing. Agr. (UBA); MBA de la Adam Smith Open University, Post Grado en Marketing y en Economía Agraria en Sweet Briar College, Virginia USA; Director General de CONFIAGRO, mi consultora focalizada en temas de Agro negocios. Ex Director y Gerente General de Unidades de Negocios de empresas como Monsanto, Repsol YPF Gas, S.C. Johnson en Argentina y el Exterior. Docente Universitario, Conferencista, actual columnista en Diarios (La Nación, Clarín, El Cronista), Radio y TV sobre temas de Agro Negocios y Agroindustriales y Políticas Públicas para el sector Agroindustrial. Miembro Fundador del Grupo GAPU Agro y Asesor y Consultor de Empresas, Grupos, Bancos, Legisladores, Gobiernos, Entidades e Instituciones.lsarquis@confiagro.comwww.confiagro.comSkype: leosarquis.
     

Tags: Leo Sarquis Agro Década Ganada Ganadería Brasil Uruguay paraguay