Suscribir Newsletter Facebook Twitter



25°C
Capital Federal
Miércoles, 22 de Marzo de 2017

Saberlo es negocio

Pequeñas historias de gente que hace

Para leerte mejor

Seguramente lo habrás notado: las ambulancias tienen en el frente puesto el nombre al revés para que pueda ser leído al derecho en el espejo retrovisor de quien va adelante en un vehículo. A medida que empezaron a aparecer las notebooks en los noticieros de la televisión, empresas como Acer, Sony o HP adaptaron su isologo o sus marcas (Vaio, por ejemplo) para que puedan ser vistas sin problemas por los televidentes. Los arqueros de fútbol, cada vez que posan en la formación del equipo antes de iniciar un partido, ponen sus guantes de tal forma que se vea la marca. Pero Carlos Goyén, uruguayo, ex arquero de equipos como Independiente y Argentinos Juniors y actual manager de Sponsorización de la marca Reusch en la Argentina, tuvo una genial idea que partió de una situación insólita.
Los contratos entre los clubes de fútbol y las empresas de indumentaria deportiva tienen algunas curiosidades, sobre todo cuando se trata de los arqueros. En general, los clubes cierran acuerdos con lo que se conoce como sponsor técnico, la marca de ropa oficial para el campo de juego y los entrenamientos. A su vez, los jugadores tienen la libertad para negociar, si lo desean, con otra marca para los botines y la vestimenta de calle. Por ejemplo, Boca tiene un contrato con Nike como sponsor técnico. Palermo, como jugador del club, en la cancha y los entrenamientos tiene que usar Nike. Sin embargo, fuera de la cancha usa Puma, la empresa que además le provee los botines. Los arqueros, además, pueden tener otro sponsor para los guantes. Así, el “Pato” Abbondazieri, en su última etapa en el Club de la Ribera, lucía ropa de tres marcas: la camiseta Nike, que le da el club; los botines Puma, por su propio acuerdo, y los guantes Reusch.
Si bien podrás encontrarla esporádicamente en la vestimenta de algún equipo, Reusch se especializa en arqueros. La empresa alemana es dueña también de Kalong, que funciona como una “segunda marca” que viste a los arqueros principiantes que, cuando sobresalen, reciben como bendición el up-grade a la marca principal. Es curiosa la relación de las marcas especializadas en arqueros y los ex jugadores que ocupaban ese puesto, pues Uhlsport, otra empresa teutona que se especializa en los custodios del arco, tenía en el puesto de Goyén a Carlos Gay, también ex arquero de Independiente. Desde 2006 Uhlsport no está en la Argentina, y ahora Carlos Gay hace la misma tarea para Prostar, una marca creada por quienes tenían la licencia de la empresa alemana. Forman parte del “zoo” de arqueros Prostar el “Gato” Sessa y el “Laucha” Luchetti.
Pero volvamos a la situación insólita del uruguayo Goyén. Comenzó a trabajar para Reusch en 1987, cuando aún era arquero profesional. Primero como modelo, utilizando sus productos como cualquier deportista que arregla lucir una marca, y a los pocos meses con un formato part time, haciendo de nexo entre la empresa y otros arqueros de Primera. Hasta 1992, durante cinco años, se desarrolló en los dos ámbitos en paralelo, y Goyén se convirtió en uno de los pocos futbolistas que, por aquellos años, incursionaban en el mundo de la empresa.
Como conocedor del medio, la gestión de Goyén se fue consolidando. El hecho de ser futbolista, además, le permitía ubicarse en un plano al que ninguna otra persona podría tener acceso, como quedó demostrado luego de un partido entre Argentinos Juniors, su equipo, y San Lorenzo. “Yo ya trabajaba para Reusch. Y ese era un partido en el que había mucha prensa, porque el rival era importante, y además, porque había cierta pica debido al famoso descenso que en su momento Argentinos le decretó a San Lorenzo. Ganamos 2-0, y cuando fuimos a saludar a la hinchada se nos vinieron encima todos los periodistas. Yo quería mostrar los guantes, entonces levanté los brazos y saludé al revés, para que la marca saliera al otro día en todas las fotos de los diarios”, recuerda. “Fue así como, al otro día, sugerí al presidente de la empresa que se estamparan también las palmas de los guantes. Una iniciativa que tomamos desde acá, que terminó copiando la casa central en Alemania, y que luego adoptaron todas las marcas del mercado”, aseguró Goyén.
La gente de Reusch, además, supo aprovechar un hueco publicitario. Hicieron unas tarjetas con la foto del arquero, en las que se ve bien la marca, y se las entregan a los jugadores para que las usen cuando les piden autógrafos.
Con los arqueros y la publicidad pasan cosas insólitas. Por ejemplo, el guardavallas de la Universidad de Chile, Sergio “Batman” Vargas, un argentino nacionalizado chileno, era una de las grandes figuras del fútbol trasandino. En una época, Vargas usaba una casaca con el número 188, por raro que suene. Y justamente, sonaba, porque era una publicidad de Telefónica de Chile. Aprovechando que en las camisetas habían dejado de usarse los números en función del puesto del jugador en la cancha, la empresa vio una gran oportunidad para promocionar de una manera diferente un servicio cuya característica era “asterisco 188”. Para que no hubiese duda, la camiseta llevaba los colores de Telefónica.
 
Diseños exclusivos
El que realmente cambió la historia en cuanto a la indumentaria fue el “Loco” Gatti: no sólo revolucionó la forma de atajar, sino que cambió la forma de vestir de los arqueros, que hasta entonces usaban tonos oscuros, con diseños coloridos y personalizados.
Durante los tiempos del “Pato” Fillol en River, recuerdo que Adidas había firmado un contrato millonario con “la Banda” para que todo el equipo usara la indumentaria. Pero el Pato tenía su propio contrato con otra marca. Hicimos todas las gestiones con los dirigentes del club, pero era tan fuerte la personalidad de Fillol, campeón del mundo en aquellos tiempos, que no pudimos lograr que vistiera las tres tiras.
Esto marcó un hito, porque a partir de ese momento las nuevas camadas de arqueros usaron diseños propios. Navarro Montoya, Chilavert con su bulldog de “El Jardín de Oscar”, Luis Islas, son algunos ejemplos. En el caso de Islas, quien entonces jugaba para Independiente (club que también tenía contrato con Adidas), llegamos a diseñar un equipo exclusivo para cada uno de los partidos que jugara “el Rojo”.
Fabián Bakchellian

Ex presidente de Gatic SA. Consultor

     

Tags: Claudio Destéfano Saberlo es Negocio