Suscribir Newsletter Facebook Twitter



10°C
Capital Federal
Sábado, 18 de Noviembre de 2017

Picasso en Buenos aires.

Por Ignacio Gutiérrez Zaldívar

Picasso, un maestro con todas las letras

Hace 81 años, en octubre de 1934, se realizó una gran exposición de Pablo Picasso con 76 obras de su autoría, eran 15 óleos, 2 bronces, dibujos, pasteles y grabados que se vendían entre $20.000 y $4000 los óleos, los dibujos a 1000 pesos y los grabados a cien pesos. En moneda deflacionada de hoy serian en dólabres los óleos entre 100.000 dólares y 20.000, los dibujos a 5.000 dólares y los grabados a 500 dólares, desgraciadamente ni mi padre, ni aquellos que visitaron la exposición compraron nada y hoy algunas de estas obras valen más de 50 millones y un dibujo unos 250.000 dólares y un grabado 50.000 promedio. Las oportunidades se dan y a veces nadie las atrapa. Las obras expuestas en la sede de la galería Müller en la calle Florida 935 de Buenos Aires, eran consignadas para la venta por los marchands europeos Rosenberg, Wildenstein, Kahnweiler y Thannhauser. La obra más importante de la muestra “Le Meneur de Cheval” realizada en 1905, cuyo valor se puede estimar en más de 250 millones de dólares, fue objeto de una demanda judicial que fue resuelta gracias a que había sido expuesta aquí en Buenos Aires, al no haber candidatos argentinos la obra volvió a Suiza donde Thannhauser se la vende en 1936 al dueño de la CBS, quien la dona al MOMA en New York en 1964 y allí podemos disfrutarla, la obra había pertenecido a Robert Ernst Von Mendelssohn-Bartholdy, y un sobrino nieto hace 5 años, inició juicio de recupero argumentando que había sido confiscada por los nazis que se resolvió cediendo los derechos de reproducción de la obra al pariente-demandante. También reclamó la propiedad de otro Picasso expuesto aquí, el “Baile en el Moulin de la Galette” que podemos disfrutar en el Museo Guggenheim de New York, la obra fue comprada por el marchand Thannhauser antes de enviarla a Buenos Aires y la donó junto con otras 73 obras al Museo en 1963. Su valor actual ronda los 70 millones de dólares. La tercera obra expuesta aquí y disputada judicialmente fue el “Bebedor de Ajenjo o Retrato de Angel Fernández de Soto”, obra clave del período azul del maestro malagueño, que fue comprada por Galería Knoedler de New York en septiembre de 1936 y pagada 29 millones por el genio musical Andrew Lloyd Weber en subasta de 1995, su valor puede estimarse en 80 millones de dólares. La exposición en Buenos Aires fue la primera en realizarse en América, hasta ese momento Pablo había expuesto solamente en Europa, su primera exposición fue en el Bar Els Quatre Gats, de Barcelona donde se reunían los pintores catalanes de la época en 1900. El presidente Agustín P. Justo, que tenía inclinación por el arte, visita la exposición y dicen que se retiró indignado ante la “crudeza de los desnudos”. Müller trata de vender algo, ya que los costos de seguro y transporte debía recuperarlos, acude al Museo Nacional de Bellas Artes e intenta que le compren “Le Meneur de Cheval” en $30.000 equivalentes a 150.000 dólares de hoy, el Museo tenía fondos para comprarlos pero su director Atilio Chiappori, manifiesta que mientras él sea director no entrará un Picasso al Museo. Al año siguiente fallece Fernando Fader y en Julio de 1935, el Museo Nacional de Bellas Artes le compra a Müller tres obras en $60.000, unos 300.000 dólares de hoy, era casi el mismo precio en que podrían haber comprado los tres mejores Picassos de la muestra, que hoy valen unos 400 millones de dólares, mientras los tres Fader podemos estimarlos en unos 2 millones de dólares. Picasso estaba ilusionado por su primera exposición en América, además Buenos Aires era la mejor plaza compradora de artistas españoles como Sorolla, Romero de Torres y Meifren, entre otros. Ante el fracaso de ventas siempre oculto en sus biografías esta exposición porteña. Juan Carlos Castagnino y Leopoldo Presas siempre recordaron como los impactó esta exposición. Picasso es junto con Andy Warhol el artista más prolífico de la historia del Arte, realizó 90.000 obras, un promedio de tres por día, y cuando se realizó su sucesión quedaron 27.000 obras para repartir entre sus 34 herederos, el estado francés cobró con obras su parte fiscal y creó el Museo Picasso en París que se reabrirá en pocos meses. El genio de Picasso es el artista que más ha influido en los últimos cien años a sus colegas, en Buenos Aires hay una obra en el Museo Yrurtia en el Barrio de Belgrano y un desnudo en el Museo Nacional de Bellas Artes.

 
*Por Ignacio Gutiérrez Zaldívar, Director - Propietario en Zurbarán y El Casco Art Hotel. Autor de libros sobre temática artística, incluyendo "100 Pintores del Arte de los Argentinos (1799-2006)", "El genio de Fader" y "23 Argentine Artists Now", entre otros.
     

Tags: Palabra Autorizada Ignacio Gutiérrez Zaldívar Pablo Picasso Arte