Suscribir Newsletter Facebook Twitter



13°C
Capital Federal
Lunes, 20 de Noviembre de 2017

Palabra Autorizada

Problemas de cartel by Soledad Echagüe

Soledad Echagüe
Soledad Echagüe

La importancia de la articulación con distintos sectores en la implementación de planes de inversión social. "Si está Fulanito, nosotros no podemos estar. Imaginate que no podemos compartir crédito con nuestro principal competidor". "Este es un programa del Ministerio. Invitamos a las empresas a participar pero no podemos darles crédito porque eso hace que se diluya la visibilidad del Ministerio. Además, no queremos herir susceptibilidades de otras empresas". ¿Cuántas veces hemos escuchado frases similares a la hora de implementar un programa de inversión social?

Sin temor a equivocarme creo que en los últimos 4 años he escuchado frases similares cerca de 200 veces. Si hacen el esfuerzo de recordarlo llegarán a una cifra semejante.

Como divas, todos los actores privados y públicos pelean por la marquesina y en un esfuerzo casi infantil olvidan los muchos beneficios que tiene una buena articulación de los distintos sectores (públicos o privados).

OPTIMIZACIÓN DE RECURSOS ECONÓMICOS: Cuantos más, mejor. Los recursos económicos destinados a programas de inversión social son limitados en casi todas las empresas. Al articular con otros actores, se reparten entre más y, por tanto, permiten a la empresa optimizar esos recursos incluso participando de más programas con los mismos recursos.

OPTIMIZACIÓN DE RECURSOS HUMANOS: Los programas de inversión social bien hechos exigen la activa participación de recursos humanos en su gestión. Más es menos. Cuantos más actores participen menos serán los recursos humanos que tendrán que dedicar a un programa y de esa forma los empleados podrán destinar su tiempo a otras actividades o mismo a otros programas.

SOSTENIBILIDAD DE LOS PROGRAMAS: Si sólo una empresa destina recursos a un programa, cuando esa empresa no puede aportar más, ese programa desaparece con el consiguiente impacto negativo que eso tiene en la reputación de la empresa.

ESCALA E IMPACTO: Cuantos más seamos, mayores serán los recursos destinados a un programa y por lo tanto podrá alcanzar una escala mayor y, en consecuencia, su impacto será mayor. Si se trata de articular con gobierno tenemos posibilidades de que el programa derive en política pública.

MAYOR DIFUSIÓN: Si participan más empresas o actores se potencia el poder de difusión de ese programa ya que cada actor utilizará los canales a su alcance para difundirlo.

Muchos podrán decirme: Hoy se ve que era el día de la columna llena de obviedades. Es posible que nada de lo expuesto arriba se compare con el descubrimiento de la pólvora. Y sin embargo las empresas siguen evitando articular con otros actores. Muchos sostienen que es mejor diseñar un programa ad hoc para la empresa y así evitar tener que compartir cartel con otros. ¿Puede un brote de divismo echar por tierra los muchos beneficios (obvios como me han hecho ver) que expusimos más arriba?

Entonces si no encuentro otros actores con quien articular en un programa comunitario, ¿no debería embarcarme en él?

No hace falta sumar a 200 actores. Si sumamos 3, el resto vendrán solos. Citando a mi súper héroe de cabecera: Síganme los buenos.


*Soledad Echagüe se desempeñó durante 20 años en el área de asuntos públicos y comunicaciones de The Dow Chemical Company donde desarrolló una vasta experiencia en temas de licencia social. Hoy dirige Brücke Comunicación, consultora especializada en aserorar a empresas con planes de expansión o de inversión a relacionarse de modo efectivo con las comunidades en las que operan de modo de garantizarse su licencia para operar en ese territorio. soledad@bruckecomunicacion.com.

     

Tags: Soledad Echagüe planes inversión social recursos programas empresas