Suscribir Newsletter Facebook Twitter



18°C
Capital Federal
Lunes, 24 de Abril de 2017

Palabra Autorizada

Los Mellon, generosos coleccionistas by Ignacio Gutiérrez Zaldívar

El autor nos habla sobre la dinastía de la familia Mellon, que comienza en el Siglo XIX, con Thomas que inmigra desde Irlanda; fue juez y creador del Banco, lo sucede Andrew (1855-1937), banquero e industrial en aluminio, acero y petróleo y tercera fortuna de EEUU, junto con Rockefeller y Henri Ford. Se estimaba en 6.000 millones de dólares su fortuna, y fue durante once años (1921-1932) el Secretario del Tesoro de tres presidentes.

Fue el donante y fundador de la maravillosa National Gallery de Washington, cuyo edifico le costo 15 millones de dólares y está revestido con mármol rosa de Teneesee, además donó 152 obras fabulosas, la mayoría compradas a Lenin y que venían del Hermitage, valuadas en su momento en 50 millones y que posiblemente su valor sea cercano a los 3.000 millones. También como había nacido en Pittsburgh donó 43 millones de entonces a la Universidad de su ciudad natal, tuvo dos hijos Ailsa y Paul (1907-1999). Este último siguió el camino del padre y donó a la Universidad de Yale, donde egresó en 1929, 2.000 pinturas, 200 esculturas, 20.000 dibujos y acuarelas y 30.000 grabados, más 35.000 libros y se fundó el Centro de Arte Británico de la Universidad de Yale, magnífico lugar que estará abierto hasta el 30 de diciembre y luego cerrara por 13 meses, hasta febrero de 2016,esta en New Haven a cien kilómetros de Nueva York, y es la colección más rica de arte británico fuera de Gran Bretaña, su colección de Sporting Paintings es única y digna de ser visitada.

Su viuda falleció en el 2012 con 103 años, algunas de sus pertenencias fueron vendidas por Sothebys de Nueva York, que vio superadas sus mayores expectativas en un 30%, se vendió el 100%, recaudando 159 millones. Un Rothko que fue la penúltima obra realizada por el artista en 1970 llegó a los 40 millones y otro anaranjado y muy bello logró 37 millones. Georges Seurat es el más importante post-impresionista y el primero en utilizar el puntillismo, un delicado dibujo a la carbonilla tenía una alta estimación de 2 millones pero se vendió en 5,3 millones!! Pero la sorpresa fue una mesa realizada por Diego Giacometti que fue fundida en 1970 y patinada en blanco, se esperaban buenos 200.000 dólares por ella, pero se vendió en 1,745.000, se ve el efecto contagio en la cotización por los altos precios de su hermano Alberto.

Andrew Mellon contaba una anécdota muy linda, luego de la gran depresión y de su renuncia al cargo de jefe de la economía americana se recluyó en su penthouse de Washington; Lord Duveen el gran marchand inglés estaba en bancarrota y necesitaba venderle obras a Mellon, no lograba conectarse con él y alquiló un piso en el mismo edificio, subía y bajaba del ascensor para encontrárselo, finalmente luego de varias semanas lo logró y le vendió obras, se hizo su amigo y consejero, un día salieron juntos y el auto no arrancaba, así que tomaron un taxi y pasaron frente al edificio de la National Gallery que estaba construyendo Mellon y Duveen le comentó que feo que quedaba sobre el cemento o la piedra el agua de la lluvia, que debía ponerle mármol, así fue y Mellon siempre recordó “fue el viaje más caro de mi vida”. Ser generosos es una bendición de Dios y los Mellon así lo entendieron.

*Por Ignacio Gutiérrez Zaldívar, Director - Propietario en Zurbarán y El Casco Art Hotel. Autor de libros sobre temática artística, incluyendo "100 Pintores del Arte de los Argentinos (1799-2006)", "El genio de Fader" y "23 Argentine Artists Now", entre otros.

     

Tags: Ignacio Gutiérrez Zaldívar Mellon coleccionistas arte