Suscribir Newsletter Facebook Twitter



17°C
Capital Federal
Viernes, 23 de Junio de 2017

Palabra Autorizada

Fórmula RS y E, by Por Fernando Solari

La Fórmula E, ¿el futuro del automovilismo?

“Un campeonato es lo que fomenta el desarrollo tecnológico, cuando compiten varias marcas mejora la tecnología y esas mejoras son las que después van al coche de calle; pues hay que crear el campeonato porque es el marco donde se va produciendo ese desarrollo”, quien habla es Alejandro Agag, CEO de la Formula E, en ocasión de la carrera que se disputó en las calles de Buenos Aires; carrera que puso en evidencia que al futuro del automovilismo no hay que esperarlo sino simplemente adoptarlo. Un futuro que necesitamos adoptar con urgencia porque, más allá del inevitable magnetismo simbólico que tienen los autos desde el día en que se crearon, la combustión interna de sus motores va a terminar extinguiendo a sus amantes y detractores por igual.

Aunque resulte paradojal, la creación de la categoría que -esperamos- impulse la adopción de autos ecológicos no partió de la industria automotriz sino de empresas interesadas en los resultados. En la mítica reunión fundacional llevada a cabo en un yate sobre el mar de Liguria -frente a las costas de Mónaco- Alejandro Agag le propuso crear la categoría a DHL.

“La industria de logística de transporte a nivel mundial genera el 23% de las emisiones de carbono mundiales y en DHL sabemos que tenemos que hacer algo al respecto, lo hacemos emitiendo menos y utilizando energías más amigables con el medio ambiente” señala Rodrigo Jalil, gerente general DHL Global Forwarding quien encontró más de una razón para impulsar la Fórmula E: “una parte es cuidar el medio ambiente y otra es un concepto de innovación, de ser pioneros para obtener una ventaja competitiva para nuestro negocio que anticipa el éxito que vamos a tener en el futuro”.

El cambio ocurre en la calle.

Queremos aprender de la Fórmula E para mejorar la tecnología de nuestros vehículos eléctricos, que actualmente suman 11.500. Nuestras políticas GoGreen son un claro ejemplo de que podemos conciliar negocios, entretenimiento y sustentabilidad”; continúa diciendo Rodrigo Jalil quien lidera un compañía presente en 220 países y con más de 400.000 empleados que están permanentemente en la calle, el sitio donde se perciben -y donde se implementan- los cambios de futuro; que en buena medida es la razón por la que todos los circuitos donde se llevan a cabo las competencias de Fórmula E son callejeros [exceptuando al Berlín EPrix que se correrá en el antiguo Aeropuerto de Berlín-Tempelhof que de hecho está abandonado y queda cercano al centro de la ciudad; según informan los organizadores del campeonato].

La Fórmula E puso en circulación por Buenos Aires [cuarta fecha del primer campeonato de la nueva categoría] 20 autos iguales con líneas aerodinámicas muy similares a las de los autos de Fórmula 1 pero movidos, en este caso, exclusivamente con energía eléctrica proveniente de una batería de iones de litio que pesa 300 kg para un vehículo cuyo peso final es de 800 kg con una velocidad final de 225 km/h [solo porque está limitada para permitirle autonomía] y una aceleración de 0 a 100 km/h en tan solo 3 segundos.

Si la pregunta inevitable es en dónde enchufan semejantes autos para que sus baterías se carguen en forma rápida y segura la respuesta la brinda otro de los socios fundadores del campeonato: Qualcomm. “Con la tecnología Qualcomm Halo WEVC, los autos simplemente se estacionan en una bahía habilitada con WEVC, sobre una placa base, para que la carga comience automáticamente en forma magnética, inalámbrica y completamente segura” explica Graeme Davison, Vicepresidente de Tecnología en Qualcomm.
El vértigo de la Fórmula E, puesto de manifiesto en la atrapante dinámica que tuvo la carrera disputada en las calles de Buenos Aires, se hacía más cercano en los autos de control y seguridad en pista aportados por Qualcomm; un BMW i8 híbrido y un i3 eléctrico standard que disputaban las miradas con el exclusivo Rimacconcept one” de 1.088 caballos de fuerza del director de carrera; vehículos que funcionan como evidencia de que no se trata de una categoría futurista sino tan actual como necesario es su contagio para que finalmente la industria automotriz se ponga a favor del medio ambiente y, por lo tanto, de la comunidad.
 
     

Tags: RSE Palabra Autorizada Fernando Solari