Suscribir Newsletter Facebook Twitter



30°C
Capital Federal
Sábado, 16 de Diciembre de 2017

Ojo de bizer

Julio Uriburu nos cuenta su experiencia en El Cruce Columbia 2015

Jaime Manté, compañero de carpa de Julio Uriburu
Jaime Manté, compañero de carpa de Julio Uriburu

El recorrido estuvo muy áspero, fue muy técnico pero, ¡espectacular!!! Cerro Catedral, Frey, Lago Gutiérrez, primer campamento sobre el lago, en "Baqueanos", luego de 25Kms. de recorrido. Segundo día: Largamos hacia "Pampa Linda", recorriendo 42 Kms. Le puse un poco más de ocho horas. Ufff, qué cansancio. Llegué casi a las cinco de la tarde pero, el cansancio se  pagaba con una vista única del Tronador... Imponente. Al tercer día, recorrí 34 kms. en casi siete horas.

Llegamos a un punto donde nos transportaban en catamaranes hasta cerca de la frontera con Chile, por el Paso Vuriloche. Ahí corríamos casi 6 kms. (tres de ida y tres de vuelta), para terminar la carrera sobre un lindísimo lugar sobre el Brazo BLESS del Lago Nahuel Huapí. Al concluir, la organización nos transportó, nuevamente en catamarán, hasta Puerto Pañuelo y, de ahí, en buses hasta la base del Cerro Catedral, desde donde había comenzado la competencia y, a donde debíamos retirar los bolsos de la competencia. La última etapa, la hicimos los doce integrantes del team de Jorgito Iacobaccio, junto a él quien, en este cruce, cumplía su carrera número 700.

Tiene un cuaderno con todas las carreras documentadas, una por una, con sus respectivos tiempos y distancias. Solo con sus carreras, ya ha dado dos veces y media, la vuelta al mundo. La semana que viene, creo que sale una nota de Jorgito, en la Revista Gente, junto a una Señora de 81 años, Elisa Forti, quien también corrió el cruce, junto a su nieto. Yo compartí carpa con Jaime Manté, quien hizo todos los cruces (ya lleva corridos los 14). Carrera mágica si las hay.

     

Tags: Cruce de los Andes Columbia Julio Uriburu