Suscribir Newsletter Facebook Twitter



21°C
Capital Federal
Viernes, 15 de Diciembre de 2017

La obra de los 300 millones de dólares

Por Ignacio Gutiérrez Zaldívar

Paul Gauguin
Paul Gauguin

La jequesa de Qatar revolucionó el mercado de arte al comprar en febrero un pintura de Paul Gauguin (1848-1903) en 300 millones de dólares, confirmando mi opinión: “para papel pintado por gobiernos (billetes) es mejor el pintado por artistas”. Recién el año próximo la pintura llegará a Oriente ya que está en la exposición del artista en la extraordinaria y bellísima Fundación Beyeler en las afueras de Basilea (Suiza), luego irá al Reina Sofía de Madrid y a la Colección Phillips de Washington, así que recién en enero del 2016 estará disponible. La pintura titulada “¿Nafea faa i poipo?” (¿Cuándo te casarás?) fue realizada por Gauguin en 1892, un año después de llegar a Tahití e instalarse en Mataiea a 45 kilómetros de la ciudad, es un óleo sobre lienzo que está en perfecto estado luego de permanecer casi 50 años a préstamo en el Museo de Bellas Artes de Basilea, es de 102x77 cm, siendo el tamaño regular de sus pinturas en dicha época. Una del mismo año “Vahine No Te Miti” (Mujer y el Mar), de 93x74 cm, se encuentra en el Museo Nacional de Bellas Artes en la Av. del Libertador y era de la colección del marchand Tannhauser y fue vendida por Federico Müller al Museo hace unos 80 años. Nuestro Museo tiene también una lindísima obra temprana pintada en Bretaña en 1887, cuando el artista abandona su trabajo de corredor de Bolsa para dedicarse a la pintura, y también un dibujo de Tahití, donado por Mercedes Santamarina, robado en la navidad de 1980 y apareció hace unos años en Taiwán, ahora por suerte ha vuelto al museo aunque no está expuesto desgraciadamente; sería bueno colgarlo ahora junto a los óleos. Paul Gauguin vivió en Lima, Perú, durante su infancia hasta los seis años, trabajó en la Bolsa de Valores con éxito y compraba obras de sus admirados Camille Pissarro y Paul Cézanne. Se casó con una señorita dinamarquesa y tuvo 4 hijos. A los 38 años abandona todo para dedicarse a pintar sin ningún éxito comercial y solo apoyado por algunos pocos de sus colegas. Esta pintura fue expuesta en 1893 en la Galería de Paul Durand-Ruel, quien, con el artista, la consideraba su mejor obra y le pusieron el más alto precio de la exposición: 300 dólares (1500 francos franceses), pero ninguna de las cuarenta obras encontró comprador... En los últimos 25 años 180 pinturas de las 640 que realizó Gauguin se han subastado, siendo el mayor precio una similar a la vendida, del mismo año, en 39 millones de dólares, aunque hace 8 años el Museo Getty de Pasadena pagó un poco más por otra similar; insólitamente hace una década otra parecida no tuvo comprador en 15 millones. La pintura en cuestión muestra a una joven con su pareo y con una flor en la oreja, que es símbolo de que busca candidato y la encargada de aprobarlo es la señora mayor que se encuentra con ella. La pintura más importante de Gauguin se encuentra en el Museo de Boston, se titula “De dónde venimos y a dónde vamos” son 12 figuras sobre un lienzo de 139x375 cm y es una obra deslumbrante. La obra récord fue vendida por Rudolf Stechelin (62), quien conoce del tema porque ha trabajado en la casa Sotheby’s durante años, fue comprada luego de la primera guerra mundial por su abuelo, de mismo nombre, quien a su muerte dispuso que su colección quedara a préstamo en el Museo de Bellas Artes de Basilea; son unas 27 obras con joyas como el “Jardín de Daubigny” de Vincent Van Gogh, en mi opinión la más bella obra del holandés y varios Pisarro y Picassos, durante cuatro años estuvieron expuestas en otro museo, el Kimbell de Texas, y ahora luego de conflictos porque el museo suizo está en reformas hasta abril del 2016, y porque la fortuna familiar es un 90% en obras de arte, el vendedor ha decidido hacerse de efectivo. Varios marchands ya están tentando al trust familiar para adquirir alguna de las obras que en marzo comienzan a viajar a Madrid y a Washington. A partir del año próximo deberemos viajar a Doha para verla y también conoceremos algunas de las otras adquisiciones de los Medicis de Qatar, como el Cézanne que compraron en 250 millones, el Rothko de David Rockeffeler, que les costó 73 millones de dólares, un Warhol que compraron hace 5 años en 63 millones, un huevo Faberge comprado hace una década en diez millones, una colección de 11 pinturas de Rothko que vendió Ezra Merkin cuando se vió involucrado en el escándalo Madoff en 310 millones de dólares y hasta un gabinete con remedios de Damien Hirst que pagaron 20 millones en subasta. La pregunta es si puede pagarse tanto por algo cuyo valor en materiales no supera los cien dólares… Sin duda que las obras de arte son los bienes con mayor valor agregado del mundo y además el libre mercado de oferta y demanda nos da la respuesta, alguien quiso vender y alguien pagó lo que se pidió.

*Por Ignacio Gutiérrez Zaldívar, Director - Propietario en Zurbarán y El Casco Art Hotel. Autor de libros sobre temática artística, incluyendo "100 Pintores del Arte de los Argentinos (1799-2006)", "El genio de Fader" y "23 Argentine Artists Now", entre otros.
     

Tags: Palabra Autorizada Ignacio Gutiérrez Zaldívar Arte Paul Gauguin