Suscribir Newsletter Facebook Twitter



18°C
Capital Federal
Lunes, 20 de Noviembre de 2017

La Escultura Valorizada

Por Ignacio Gutiérrez Zaldívar

Son muchas las esculturas que se han vendido en subastas en más de diez millones. El más demandado es el suizo Alberto Giacometti, fallecido en 1966, con sus lánguidas y dramáticas figuras. Su obra y las fundiciones en bronce fueron muy bien cuidadas y catalogadas por la fundación que lleva su nombre y por el inolvidable marchand, Beyeler. De la mayoría de sus obras hay 8 piezas en bronce numeradas del 1 al 6 y, generalmente, hay también dos pruebas de artista; 4 de estas obras en bronce se han vendido en más de 50 millones, 24 en más de diez millones de dólares y el año pasado fue el de mayor volumen en sus ventas. En el caso de Amadeo Modigliani son sus obras talladas en piedra las que alcanzan mayor valor, se discute si realizó 20 o 30 de ellas, que fueron creadas durante dos años, ya que luego la frágil salud y los excesos del artista, no le permitieron el duro trabajo de esculpir. Hace cuatro años se vendió una muy bella en París en 52 millones y una muy similar el año pasado en 71 millones, lo cual implica una valoración del 36% en cuatro años. Hay que pensar que en veinte años solamente han salido a la venta 4 piedras del italiano y las otras dos eran pequeñas. Influyó mucho en él un genio, como era el rumano Constantin Brancusi, le enseñó que simplificando todo es mejor… También Brancusi es muy demandado, la mayoría de sus obras son en bronce, aunque su mayor valor fue por una talla en madera de 117cm con influencia africana, titulada Madame L.R., que fue vendida en 33 millones; uno de sus bronces, “Pájaro” de 122cm, fue vendido en 24,5 millones de dólares. Otro escultor con un gran mercado es el inglés Henri Moore, de quien se vendió una de sus figuras recostadas en 30 millones de dólares. Un caso particular es el de Henri Matisse, algunos de sus bronces se han pagado más que sus coloridas pinturas y una fue vendida en 44 millones en el 2010. Un caso aparte es el de Jeff Koons (1955) sus obras en acero de diferentes colores y sus cerámicas alcanzan precios astronómicos, su obra “Perro globo” se vendió en 58 millones de dólares y hay otras cuatro más disponibles en distintos colores… Otra obra titulada “Tulipanes” fue comprada por Steve Wyn de Las Vegas, está a la entrada del Teatro del Hotel y si pagás 50 millones te la vende, ya que le costó 34. Parece que los colores de sus metales importan ya que su escultura “Balloon” en color magenta se pagó 25 millones y dos años después salió la misma pero en azul y se pagó solamente 17 millones; números surrealistas para muchos de nosotros. Su actual exposición en París es el mayor éxito, aunque han retirado dos obras por acusaciones de plagio, que creemos perderá el artista; una de ellas son dos niños en cerámica, que en su momento se vendió en 13 millones y es copia literal de una foto de dos niños de un fotógrafo. Más de 14 esculturas del marketinero artista se han vendido superando los diez millones. En nuestro país los escultores más valorizados son Pablo Curatella Manes, Líbero Badii, Gyula Kosice y Alberto Lagos. Vivir con esculturas es un gran privilegio, la tridimensionalidad permite disfrutar de las mismas en forma variada, con un pequeño movimiento las sensaciones son diferentes; además, cuando el material lo permite, podemos colocarlas en exteriores y en comparación a las grandes firmas de la pintura son más económicas que los lienzos con colores.

 
*Por Ignacio Gutiérrez Zaldívar, Director - Propietario en Zurbarán y El Casco Art Hotel. Autor de libros sobre temática artística, incluyendo "100 Pintores del Arte de los Argentinos (1799-2006)", "El genio de Fader" y "23 Argentine Artists Now", entre otros.
 
     

Tags: Ignacio Gutiérrez Zaldívar Palabra Autorizada Arte Escultura