Suscribir Newsletter Facebook Twitter



16°C
Capital Federal
Sábado, 25 de Noviembre de 2017

La Desnutrición muestra a una Argentina hambrienta de VALORES

Por Leonardo Sarquís, Director General de CONFIAGRO

Leo Sarquis
Leo Sarquis

Hace 1 mes (otra vez) observamos como un chico argentino, un hijo nuestro, muere nuevamente por desnutrición en nuestro país. No importa ni la provincia, ni la localidad. Lo que importa es que muera alguien por hambre en la Argentina en 2015. Y NO es tema de Estado. Me asombra, me da pena. La desnutrición no solo es el problema de la falta de alimentos, o el no tenerlos o adquirirlos. La desnutrición también es el no poder o tener cloacas, luz, gas, agua potable, educación, salud, sanidad...El no dar acceso a estas cuestiones BASICAS estamos construyendo pobres, desnutridos, hambrientos también. Hay muchas muertes “por causas indirectas” que no se contabilizan como “desnutrición” y que son producto de la falta de la presencia del estado donde y cuando se necesita. La Argentina puede llegar a producir alimentos (primarios) para más de 600 millones de personas en el mundo, y elaborados y con valor agregado, para más de 800 millones. Acá no somos más de 42 millones de personas y TODAVÍA en el siglo XXI se mueren de hambre conciudadanos nuestros. Qué nos pasa? No importa si Oscar Sánchez, este chiquito de 11 años que pesaba 11 kilos no podía deglutir alimentos por alguna razón. Lo que sí importa, es que el estado no estuvo cuando esa familia lo necesitó. Y ese chico se murió y la Argentina se quedó sin un joven que podía haber tenido otro destino, otro futuro. Podemos darnos el lujo que dejar morir a otro compatriota?

Estos días lo escuchaba al Dr. Abel Albino - un ejemplo para nuestro país y el mundo – y la enorme obra que hace a través de los centros CONIN y otras actividades y acciones, y contaba la importancia de que los chicos desarrollan todo su futuro potencial hasta los 2 años de edad. Es central que tengan las necesidades básicas de alimentación, salud, sanidad cubiertas para poder comenzar a crecer con un cuerpo y cerebro sanos. Pero la ausencia del estado es abismal, inadmisible, insensible y patética. No hace falta irse lejos para verlo. Cerca de Capital Federal, en la provincia de Buenos Aires, también se inauguran hospitales sin terminar para la TV, hay hospitales sin médicos, ni enfermeros, ni camas, sin gasas, sin agujas ni jeringas; tampoco hay cloacas, ni agua potable de fácil acceso, ni gas corriente. Qué nos pasó? Dónde están nuestros valores esenciales? Donde están el respeto, el amor al prójimo, la solidaridad, el bien común. Algo de esto dice el preámbulo de nuestra constitución no? Y nuestros dirigentes? Que piensan? Buscan esos valores? El 25/10 tenemos una nueva oportunidad de volver a buscar un país con VALORES. Cualquier nuevo gobernante debería hacer un compromiso con la sociedad para comprometerse a trabajar para que un chico o familia puedan vivir dignamente y tengan las necesidades básicas cubiertas. Debería haber un “Pacto de la Moncloa” sobre estos temas, no? Hay que tener grandeza, coraje, y fundamentalmente tener claro que los valores firmes son los que salvan a una sociedad. Para esto no hace falta demagogia, ni regalar colchones, heladeras, comidas, ni comprar votos. Este año se redujo $ 980 Millones el presupuesto de Seguridad Alimentaria, y en los últimos 4 años murieron en nuestro país 2000 chicos por acusas de desnutrición en algunos zonas. Tenemos verduras y frutas en todo el país y nadie hace nada serio y planificado para fomentar estos consumos saludables. Estamos en graves problemas y hay que reconocerlos.

En Argentina hay pobreza, desnutrición, y gente que pasa hambre. Las Economías Regionales están destruidas; No hay ninguna producción agroindustrial que de números positivos; sobre $100 obtenidos, $94 se los lleva el Estado.; nuestros campos valen 30% menos que hace 4 años; no hay inversión real en el sector agroindustrial; esta campaña se sembró 25% menos de Trigo que el año pasado, se sembrará como mínimo 20% menos de Maíz; y con suerte sembraremos igual cantidad de Soja que la campaña pasada o menos; en 13 años se cerraron 1 Tambo por día. Esto hablando del sector que produce alimentos al mundo. Con los valores no se come, pero sostienen la vida, y con ellos firmes, todo se alcanza. Todo, es Todo! Incluso también se puede erradicar la desnutrición, la pobreza y la indigencia. Solo hace falta la voluntad (personal ante todo, y política en los que toman decisiones) de tenerlos presentes, y trabajar con ellos como premisa. Ojala lo piensen.

*Leonardo J. Sarquís esIng. Agr. (UBA); MBA de la Adam Smith Open University, Post Grado en Marketing y en Economía Agraria en Sweet Briar College, Virginia USA; Director General de CONFIAGRO, mi consultora focalizada en temas de Agro negocios.  Ex Director y Gerente General de Unidades de Negocios de empresas como Monsanto, Repsol YPF Gas, S.C. Johnson en Argentina y el Exterior. Docente Universitario, Conferencista, actual columnista en Diarios (La Nación, Clarín, El Cronista), Radio y TV sobre temas de Agro Negocios y Agroindustriales y Políticas Públicas para el sector Agroindustrial. Miembro  Fundador del Grupo GAPU Agro y Asesor y Consultor de Empresas, Grupos, Bancos, Legisladores, Gobiernos, Entidades e Instituciones.lsarquis@confiagro.com. www.confiagro.com. Skype: leosarquis.

     

Tags: Argentina Leo Sarquís Valores Desnutrición CONFIAGRO alimentos opinión CONIN