Suscribir Newsletter Facebook Twitter



12°C
Capital Federal
Domingo, 28 de Mayo de 2017

Ir disminuyendo la inequidad. Un desafío para toda la sociedad, by Alberto Schuster

La inequidad en un punto en el tiempo es el resultado y la causa del grado que el nivel de bienestar económico es transmitido de generación en generación.

Alberto Schuster
Alberto Schuster

La inequidad en un punto en el tiempo es el resultado y la causa del grado que el nivel de bienestar económico es transmitido de generación en generación.

Nos podemos preguntar cuales son los factores por el cual la inequidad se transmite de padres a hijos.

De ser así, las familias de menos ingresos criarán chicos que serán adultos de menor ingreso y que, a su vez, serán los que darán lugar a la siguiente generación de jóvenes pobres. O, inversamente, porque razón la actual generación de chicos ricos constituirán la próxima generación de adultos ricos. Ver la sociedad desde esta perspectiva da mas contexto y nos ayuda a entender como la inequidad de resultados se produce y como evoluciona.

Para que la desigualdad se mitigue y con el paso del tiempo los hijos de familias pobres serán menos pobres en relación con los hijos de las familias de mayores ingresos se deberá disminuir lo que se denomina “la elasticidad intergeneracional”. Para ver esto cuantificado: una elasticidad intergeneracional de 0,6 nos indica que si un padre (el padre rico) gana 100% mas que otro padre (el padre pobre), el hijo del primero, cuando sea adulto ganará 60% mas que el hijo del segundo. En este caso las amplias diferencias de ingreso persistirán de una generación a otra. Asimismo, una elasticidad de 0,2 indica que el hijo del padre rico ganará cuando sea adulto solo el 20% mas que el hijo del padre pobre. Vemos que una menor elasticidad implica una sociedad con mayor movilidad y una sociedad con mayor movilidad es una sociedad que tiende a la equidad.

El concepto de la elasticidad intergeneracional fue desarrollado en el año 2013 por el economista Miles Corak de la Universidad de Otawa, Canadá. De acuerdo con las cifras producidas por el autor muestran una elasticidad menor a ,03 en países como Dinamarca, Noruega, Finlandia, Canadá, Australia y Nueva Zelanda, mientras que Perú, China, Brasil y Chile presentan una elasticidad mayor a ,05. Argentina muestra un valor de 0,47. Nótese que los primeros países son a su vez países que figuran en lo más alto en los ránkings de competitividad. Todo se relaciona.

Tender a un menor coeficiente de elasticidad implica la puesta en práctica de políticas activas para impactar sobre la conducta de los actores que influyen sobre el resultado, a saber: la familia, el mercado de trabajo y el estado. Sólo me referiré a las particularidades de uno de los actores, la familia, dado que los otros dos deben primero que nada influir sobre ésta como institución base del desarrollo social.

Los niños criados en familias en el estrato mas alto de la escala de ingresos tienen mayor probabilidad de desarrollarse en un medio ambiente mas estimulante que lleva a un camino mas ventajoso en la vida con respecto a la salud, desarrollo cognitivo y habilidades sociales. Lo contrario acurre en muchas familias de ingresos bajos; si el cerebro no recibe la estimulación requerida en ciertos períodos críticos la ventana de oportunidad se cierra y el desarrollo personal no ocurre. La cadena sistémica es: circunstancias socio-económicas en la etapa prenatal y en la etapa temprana de la vida _ peso al nacer _ desarrollo social, emocional, cognitivo_ capacidad para aprender_ desarrollo del lenguaje_ problemas de conducta en la escuela y logros educacionales_ inserción en el mercado de trabajo y características del trabajo_ stress, bienestar mental, estatus socioeconómico, éxito en la constitución de la familia_ paternidad.

Lo expuesto marca la tendencia probable a círculos virtuosos en los de altos ingresos así como círculos viciosos entre los de ingresos bajos. Este pequeño ejemplo sirve para ilustrar la importancia que en nuestro país tienen y tendrán las políticas del estado para impactar sobre la calidad de vida de los sectores más desaventajados de nuestra sociedad y que implicará necesariamente una mayor eficiencia del gasto social, nuevas políticas orientadas a la asistencia activa a las familias mas pobres, articulación inteligente entre el estado y las empresas, un mercado laboral que favorezca el primer trabajo, capacitación para el trabajo, modificaciones ad hoc en el sistema impositivo y sobre todo diseñar políticas para que las empresas y los emprendedores generen riqueza dado que sin creación efectiva de riqueza todo esfuerzo redistribucionista no será sostenible en el tiempo.



*Alberto Schuster es Contador Público y Licenciado en Administración. Actualmente es Presidente del Directorio de BST Asset Management y Director del Centro KPMG para la Competitividad y la Innovación. Se desempeño hasta el año pasado como Socio Director Ejecutivo de KPMG. Ex-Presidente del Consejo Profesional de Ciencias Económicas (2010-2013). Autor del libro “competitividad para la prosperidad” (2009). Conferencista y autor de artículos sobre competitividad, empresas y equidad.

     

Tags: inequidad Alberto Schuster Miles Corak