Suscribir Newsletter Facebook Twitter



8°C
Capital Federal
Viernes, 22 de Setiembre de 2017

Ganemos o perdamos debía escribir de Atlas

¡Penalazo!
¡Penalazo!

·Hace un año que le dediqué tiempo, esfuerzo y prestigio a un proyecto que tiene un downstream futbolístico y un upstream de acción, de mirada.

·Quedé hechizado un año atrás (como Macri con Juliana) con una frase que me dijo cuando lo conocí Maxi Ambrosio, presidente de Atlas y creador de La Otra Pasión. “Quiero ganar, pero quiero ganar bien”. Le creí.

·Ayer teníamos la Ansiada Consagración al alcance de la mano, pero perdimos 3 a 2 con Liniers, y nos quedamos sin el sueño.

·Tal vez perdimos mal, pues el hashtag #penalazo a los 92 minutos casi fue TT. La foto de Beto, fotógrafo de Atlas que podés ver en el :clickbiz presentado por Fujifilm, así lo demuestra.

·Y hasta podría gritar como en muchas marchas “injusticia… injusticia…”

·O podría mirar el medio vaso lleno, que te aseguro visualicé con más contundencia recién tras la derrota y no antes de empezar el partido.

·Se me cruzaron varias imágenes en el triste regreso del Ricardo Puga.

·La primera fue la de Wilson Severino quien, una hora después de terminado el partido, con el resto del plantel pelito mojado y en el buffet del club, estaba sentado en el vestuario, con su camiseta 18 transpirada, mirando a la nada, sufriendo por dentro… paralizado.

·La segunda fue lo que se vio en la tele. Y no hablo del maldito penal.

·Lo que se vio en vivo por Fox Sports es que el local perdió en su cancha con un penal no cobrado, y el visitante festejó en el campo de juego… y los que perdimos saludamos y nos fuimos… y al árbitro, el presidente de mi club le dio la mano y le dijo “buen viaje”, a pesar de que le arrancó el sueño de su bolsillo.

·Lo tercero que me emocionó fue que cuatro de los actuales sponsors de Atlas que arrimó mi gestión (Consulmed, Cabaña Argentina, Fujifilm y el arquero Tecnoacero) sin que les dijera una palabra (como imaginarás, en ese momento no pensé en futuro) se tomaron el trabajo de escribirme para advertirme que seguirán acompañando el proyecto de “Mirada Atlas” en 2016.

·Sentí orgullo porque no les vendí. Compraron.

·Me fui a dormir con una dualidad.

·La crónica del partido dice que los de Liniers ganaron y los de Atlas perdimos.

·Me pregunté “¿qué hicimos mal?” y me costó encontrarlo.

·Un bálsamo llegó por whatsapp: “Siempre al lado tuyo amigo. Haber ascendido hoy era una alegría temporal y hubiéramos perdido la esperanza de todo un año (o seis meses, pues se viene torneo corto) para volver a intentarlo”

·Me cuidé mucho de no caer en aquella frase de Martina Navratilova, cuando decía “el que dice lo importante es competir es porque perdió”.

·Sobrevoló por mi cabeza, pero me cuidé en no teñir mi texto con ello.

·Aprendí dos cosas, al menos hasta ahora.

·La primera, como hago en la vida, es bueno mirar para adelante, y no para atrás. Por eso lanzo ahora una cruzada para sumar cerebros para armar un think tank, un Pensar, un Sophia, un G25, para generarle aportes de materia gris a Atlas. Tengo el “medio sí” de Maxi Ambrosio para escucharlas.

·La otra cosa que aprendí es que tiene palabra el presidente de mi segundo club, de Atlas, esta otra pasión.

·Me dijo cuando empezamos a rodar la pelota que quería ganar, pero ganar bien. Y ayer, en el momento supremo, cumplió con su palabra.

·Sufrió que le dieran la vuelta olímpica en la cara, en su casa, con su gente.

·Estaba triste, pero mantuvo sus principios.

·Los vientos de cambio no solo se perciben en el país. Ayer lo viví en el Estadio Ricardo Puga.  Me dieron ganas de seguir. Y seguiré hasta que lo logremos.


Claudio Destefano

     

Tags: Atlas Maxi Ambrosio La Otra Pasión Datillos Claudio Destefano penal Liniers Ricardo Puga fútbol