Suscribir Newsletter Facebook Twitter



21°C
Capital Federal
Domingo, 26 de Marzo de 2017

Fórmula E: los sonidos del silencio

Columna de Claudio Destefano en el Diario El País de Uruguay

Renault hizo punta en la Fórmula E, pero la flota de safety cars fue BMW
Renault hizo punta en la Fórmula E, pero la flota de safety cars fue BMW

Ingresó sin mucho ruido en las pistas, pero se empezó a sentir; todo es extraño en esta incipiente manera de ver el automovilismo.

Cuenta la leyenda que fue un problema de producción que provocó el ruido a lata de las Harley Davidson, pero optaron por mantenerlo para mostrarse diferentes. Y vaya si lo fueron, que tras estar en el umbral de la quiebra en dos oportunidades se convirtieron en una de las denominadas «marcas tattoo» que usaban tanto policías como ladrones. Y cuenta otra leyenda que los de Harley hasta registraron ese estruendoso sonido para que no los copien y para que el marketing agrande el mito.

En Argentina, pocos apostaban a que el TC 2000 iba a respirarle en la nuca al Turismo Carretera (TC). El tradicional fin de semana con acampe, asadito y el superclásico del óvalo (Ford) versus el Chivo (Chevrolet), o los Torino y Dodge intercalando podios, no parecía tener competencia cuando Pablo Peón apostó a autos más tecnológicos, con más escuderías y mirada hacia el Norte, precisamente al Nascar. Hoy, ambas categorías conviven, y los principales pilotos manejan autos de una y otra.

Aunque parezca apresurado, amaga una nueva pulseada en el horizonte. A simple vista, la Fórmula E que ya se conoció en Punta del Este en diciembre, en Puerto Madero en enero y lo hará en Miami en marzo, parece imposible que equipare al ruido de motores de una Fórmula 1 glamorosa.

Nuestros hijos no pensarán lo mismo en pocos años pues, además de ser ser nativos digitales (algo que la F1 aprovechó muy bien con los games, donde los pibes parecen pilotos de verdad), también son nativos ambientales que conviven con el cuidado del planeta, la energía renovable, y la separación de residuos es parte de su vida cotidiana.

Incluso, corriendo un poco más la vara, nuestros nietos ni siquiera tendrán que hacer un Ta-Te-Ti para dirimir el pleito. Los carteles de «Visionary Thinking» (Pensamiento Visionario) que se ven al costado de la pista entremezclados con los de los pioneros como Michelin, Renault, Tag Heuer, Qualcomm, DHL, BMW i y hasta el de Julius Bär (que quiere plantar bandera fuerte en Asia y América Latina) están marcado una huella que no es precisamente de carbono.

La Fórmula E ingresó sin mucho ruido en las pistas, pero se empezó a sentir.

Todo es extraño en esta incipiente manera de ver el automovilismo. Desde los sonidos del silencio hasta los stands que promueven la cultura verde entre los tradicionales de sampling y merchandising. Desde el licuado de frutas o la ensalada de trigo burgol, concasse de tomates, cebolla de verdeo y perejil fresco que comparten cartel en los VIP con burbujas, empanaditas y embutidos.

La de Buenos Aires del 10 de enero fue la cuarta jornada de la serie 2014/2015 que se inició en Beijing, el 13 de septiembre de 2014, siguió en Putrajaya, (Malasia), Punta del Este, va a Miami y contará hasta 11 (se sumó Japón a lo previsto) para cerrar el «circo verde» en Londres.

La Fórmula 1 tiene 18 carreras. «Los ePrix es la forma ideal para demostrar el valor de los vehículos eléctricos en los centros urbanos», dijo Serge Grisin, Fórmula E Project Manager de Michelin, empresa que invierte 600 millones de euros anuales en sus actividades de investigación. El neumático que los franceses desarrollaron para la Fórmula E es el Michelin Pilot Sport EV, primero de 18 pulgadas para ser utilizado por una fórmula monoplaza regida por la Federación Internacional del Automóvil.

Renault hizo punta en la Fórmula E, pero el safety car fue un BMW i, Williams aportó los motores y hasta hay un equipo Audi Sport, imaginando un próximo desembarco de la firma alemana.

Otro de los secretos del marketing de esta nueva categoría es la de los apellidos famosos que integran el nuevo circo. Prost, Senna, Piquet, Brabham o Jarno Trulli son «marcas» que apuntalan un proyecto que no hace por el momento el ruido de una Ferrari, McLaren o Red Bull en Montecarlo, ni siquiera de una Harley en la ruta, pero que apunta a los nietos, que priorizarán el aire puro al smog recurrente. Solo es una cuestión de tiempo.

     

Tags: Fórmula E sonidos silencio Claudio Destéfano Renault BMW Audi Williams Serge Grisin Michelin