Suscribir Newsletter Facebook Twitter



19°C
Capital Federal
Viernes, 22 de Setiembre de 2017

Empresas Familiares: 10 mandamientos legales.

Por Eduardo M. Favier Dubois (h) y Lucia Spagnolo

Eduardo M. Favier Dubois
Eduardo M. Favier Dubois

Primero:

Conferirás valor legal a tu “protocolo familiar”: Trasladarás las clausulas fundamentales del “protocolo de empresa familiar” a documentos con valor legal (pactos de socios, estatutos societarios, testamentos y/o fideicomisos).
 
Segundo:
Mantendrás el control sobre quiénes ingresan como socios a tu empresa familiar: Incorporarás a los estatutos una “cláusula de preferencia” para impedir ingresos no deseados en casos de ventas, donaciones, embargos y remates, divorcios y/o sucesiones.
 
Tercero:
No incorporaras a los parientes politicos a la propiedad, salvo excepciones: Cuidarás que las acciones o cuotas sociales sean siempre bienes “propios” y no “gananciales” de los familiares sanguíneos y que los futuros matrimonios se celebren por el nuevo régimen de “separación patrimonial”.
 
Cuarto:
Nunca harás un anticipo de herencia sin mantener el control:
Solo donarás a tus hijos una cantidad del capital social que te permita retener el control, o les anticiparás toda la herencia pero por medio de un “fideicomiso societario de programación patrimonial sucesoria”.
 
 
Quinto:
En caso de sucesion cuidarás que la propiedad de la empresa familiar, o al menos el poder de gestionarla, pasen exclusivamente a los herederos comprometidos: Mediante la formalización de un “pacto de herencia futura” con los herederos y/o de un “testamento” que contenga una “partición por ascendiente” y/o la asignación del “tercio disponible”, complementados con algunas reformas de los estatutos societarios.
 
 
Sexto:
Adaptaras tu estructura societaria a las necesidades de la empresa familiar: En lo interno, reformando los estatutos para incorporar cláusulas que faciliten el funcionamiento de la empresa familiar y prevengan conflictos. En lo externo, separando las diversas unidades de negocios en sociedades distintas (que pueden ser “unipersonales”) controladas por una sociedad “holding” familiar.
Séptimo:
Evitarás por todo los medios el empate destructivo: Incorporando a los estatutos y/o pactos de socios cláusulas y mecanismos de desempate para el caso que la propiedad deba quedar en manos de dos hijos al 50% cada uno o de dos ramas familiares en forma igualitaria.
 
Octavo:
Separaras los bienes de la empresa de los bienes de la familia: Pasando la titularidad de los bienes de uso de la empresa a nombre de ésta y de los bienes de uso familiar a nombre de los familiares, como así gestionando profesionalmente a los demás activos e inversiones de la familia (“family office”). Además, separando las explotaciones con riesgo de los patrimonios inmobiliarios mediante la creación de sociedades diferentes y con total autonomia funcional.
 
Noveno:
Daras encuadramiento legal a los dividendos, honorarios y salarios de familiares: [i]Pagando un dividendo, aunque sea minimo, a todos los socios y cumpliendo los límites y exigencias de las normas societarias, laborales y previsionales respecto de los familiares que trabajan en la empresa.
 
Décimo:
Mantendras los conflictos familiares fuera de los tribunales: Firmando con todos los integrantes de la familia un convenio o cláusula de “gestión y resolución privada de conflictos” que prevea un procedimiento que incluya la negociación, la mediación y el arbitraje obligatorio privado y confidencial.

 

 

1 Presidente del Instituto Argentino de la Empresa Familiar (www.iadef.org).
2 Vocal del Instituto Lationamericano de la Empresa Familiar (www.ilaef.org), consultora e investigadora del IADEF.
 
     

Tags: Pymes Emprendimiento familiar Palabra Autorizada Eduardo M. Favier Dubois Lucia Spagnolo