Suscribir Newsletter Facebook Twitter



34°C
Capital Federal
Jueves, 14 de Diciembre de 2017

El Precio Oculto de los Textiles y de la Moda

Por Miguel Angel Gardetti, del Centro de Estudios para el Lujo Sustentable.

Fundador del Centro de Estudios para el Lujo Sustentable
Fundador del Centro de Estudios para el Lujo Sustentable

Cuando un edificio de una fábrica se derrumbó recientemente en Bangladesh matando a cientos de trabajadores, no era la primera vez que la cadena de suministro larga y compleja de los textiles y de la moda sorprendía y atraía la mirada (negativa) de políticos, medios de comunicación, grupos de derechos humanos, etc. En realidad, el incidente representó el clímax del trágico rendimiento social y ambiental de la industria textil y de la moda durante décadas ya sea que se trate de la salud de los trabajadores, pesticidas, sustancias químicas tóxicas, el uso del agua, el trabajo infantil o de los salarios.

La falta de "visibilidad (y transparencia)" en la cadena de suministro en estas industrias es reconocida como un problema por parte de los expertos. Estos sectores, en general, son reconocidos comúnmente por tener poco conocimiento de lo que realmente sucede en la cadena de suministro, lo que hace difícil que adopten decisiones que integren la sustentabilidad. Y como consecuencia de ello, las personas -los consumidores- desconocen la etiqueta "oculta" que hay detrás de la del precio al adquirir una prenda.

Es importante destacar que los medios de comunicación, organizaciones no gubernamentales (ONG) y redes sociales son cada vez más activos en la difusión de noticias sobre la pobre gestión social y ambiental entre las marcas textiles y de la moda. El interés público sobre la cadena de suministro a menudo está restringida a los talleres y, más particularmente, a las malas condiciones de trabajo y al trabajo infantil en el proceso de fabricación de ropa, proporcionando de este modo una visión limitada de los problemas sociales y ambientales de la cadena de suministro de los textiles y la moda y prescindiendo de otras cuestiones vinculadas a la cosecha del algodón y procesos de tintura, por ejemplo.

Ciertamente no necesitamos toda la ropa y moda que se produce hoy en día. Se produce y se consume en exceso. Todas estas prendas, los recursos que las integran, cuando el encanto de la novedad se desvanece, se tiran -por lo general- a la basura o se destina a donación. Se está muy involucrado en el consumo, por el puro placer de comprar y tener algo nuevo, una y otra vez. Pero esto tiene implicancias. Claramente, la industria textil y de la moda ejercen una pesada carga sobre el medio ambiente y de las personas involucradas en su producción. Y si a esto le sumamos que la moda sustentable está creciendo a un ritmo mucho más lento que la "moda rápida y el consumo total", la industria se encamina a un duro aterrizaje, tarde o temprano. 

(*) Miguel Angel Gardetti, Ph. D., fue fundador del Centro Textil Sustentable realizando trabajos para el Banco Interamericano de Desarrollo; es miembro del Consejo de Consulta del Proyecto "Future Fashion" de MISTRA (Fundación que investiga temas ambientales y que pertenece al Gobierno de Suecia); y Participó como panelista en la actividad "Cambiando el Mundo a Través de la Moda" organizada por las Naciones Unidas. Fue fundador del Centro de Estudios para el Lujo Sustentable. Por sus aportes en esta área, fue premiado –en Febrero del corriente en Bombay (India)- con el “Sustainable Leadership Award”.  
     

Tags: Palabra Autorizada Miguel Angel Gardetti Industria Textil Lujo Sustentable