Suscribir Newsletter Facebook Twitter



20°C
Capital Federal
Jueves, 14 de Diciembre de 2017

Beckham, Ahumada y las relaciones públicas de los futbolistas

By el Lic. Roberto Vilariño

Roberto Vilariño
Roberto Vilariño

El astro del fútbol inglés David Beckham se retiró de las canchas en mayo de 2013. Dos meses antes, había sido considerado por la prestigiosa revista France Football como "el jugador mejor pago de año", superando a los astros de ese momento Messi y Ronaldo.

¿Por qué él mercado, a través de jugosos contratos publicitarios, decide invertir más dinero en un jugador en retirada que en futbolistas que están en la plenitud de su carrera y popularidad?

En rigor a la verdad, no hay una sola causa. Beckham fue un jugador excepcional, con una belleza poco común, que construyó una familia glamorosa y estable con su esposa la cantante pop Victoria Adams; ese combo lo hizo muy atractivo para las marcas. Pero esa no fue la única razón del fenómeno; hay por lo menos una más y no es menor: rara vez tuvo complicaciones con la prensa.

Las causas de por qué la estrella británica siempre se manejó bien en sus declaraciones a los periodistas hay que buscarlas en su adolescencia. En YouTube, se puede ver un video de cuando tenía 17 años y jugaba en las inferiores del Manchester United. En ese video un "supuesto periodista" lo entrevista. En realidad no era una entrevista real, sino simulada (lo que profesionalmente se denomina "media training"). Beckham, además de prepararse física y futbolísticamente, también se entrenaba para atender a los medios a muy temprana edad.

Un caso diametralmente opuesto es el del argentino Ahumada. En 2008, River quedó fuera de la copa Libertadores en un partido increíble. Le ganaba en su cancha dos a cero a San Lorenzo con dos jugadores más pero, inesperadamente, el equipo de Boedo logro empatar el match, llevándose la clasificación (había ganado el partido de ida 2 a 1). Al otro día, el jugador de River Oscar Ahumada, sin asesoramiento, tuvo una intervención radial poco feliz. "Cuando San Lorenzo nos hizo el 2-1 en el estadio se escuchó un silencio atroz. Yo he jugado en la cancha de Boca y ganando nosotros 2-0 los hinchas de ellos se nos venían encima" dijo.

La expresión "silencio atroz" hizo que los simpatizantes de River fueran víctimas de innumerables cargadas. Ahumada, un muy buen jugador que llegó a jugar en la selección, tiempo después del incidente tuvo que emigrar al exterior y en 2012 declaró al Diario Olé: "Me voy a arrepentir toda la vida de aquella frase. Me arrepiento por todo lo que me costó vivir después, pero fue un momento de calentura. Con las amenazas y los escraches (de los simpatizantes), mi familia también la ligó. La veía sufrir a mi mujer, a mi viejo. Quedé muy expuesto por aquellas declaraciones. Me la pasaba encerrado y sufriendo".

Los casos de Beckham y Ahumada nos muestran lo importante que es para los deportistas gestionar adecuadamente su relación con la prensa. Fue por ello que, con un pequeño grupo de profesionales y alumnos universitarios avanzados, armamos un proyecto para capacitarlos, entrenarlos y asesorarlos. Trabajamos cuestiones como la oratoria, el manejo de redes sociales y los entrenamos con simulaciones (juego de roles) sobre cómo responder a ciertas preguntas de los periodistas. Dicho en otras palabras, los ayudamos a comunicarse en público. Como vimos, en clubes de Europa como el Manchester se hace mucho tiempo, pero en nuestro País es una novedad.

Ya lo dijo Ahumada, los jugadores están expuestos. Con asesoramiento, esa exposición se puede optimizar, de modo tal de no meterse en problemas. Así lo hizo Beckham y mal no le fue.


*Lic. Roberto Vilariño (@rrpproberto), es coordinador de Relaciones Públicas de Futbolistas (@rrppfutbol)

     

Tags: Beckham Ahumada jugadores relaciones fútbol mercado contratos