Suscribir Newsletter Facebook Twitter



16°C
Capital Federal
Viernes, 23 de Junio de 2017

“Qué hijos de Putin…”

La venta de autos se desploma en Rusia

Vladimir, ¿arranca o no arranca?
Vladimir, ¿arranca o no arranca?

Rusia viene sufriendo y de lo lindo con la devaluación de su moneda, el rublo. Y luego del cimbronazo inicial, las réplicas de este terremoto financiero/económico comienzan a afectar a las diferentes industrias del país que comanda Vladimir Putin.

Uno de los más afectados es el negocio automotriz, con caídas en sus ventas que alcanzaron un 38% en enero y febrero. Sí, ya sé, podríamos mostrarles nuestros números a los rusos y seguro los consolamos; pero eso no quita un derrumbe que golpea y duro a las automotrices en Rusia.

Nissan, el segundo mayor productor de automóviles de Japón, anunció hace dos días la suspensión temporal de la producción en su planta de San Petersburgo. Ford tuvo un descenso de sus ventas de hasta un 78%, y tuvo que tomar la decisión de limitar perdidas mediante la reducción de la producción y el aumento de los precios. Su clásico rival, Chevrolet bajó un 74% y Opel registró una caída en picado del 86%.

Justamente General Motor, casa matriz de éstas dos marcas, decidió comenzar a cortar y bien duro. Para diciembre ya habrá dejado de comercializar la marca Opel en Rusia. El plan, que le costará 600 millones de dólares a la compañía, incluye el cierre de la planta de San Petersburgo.

La segunda parte del plan consistirá en reorganizar su modelo de negocio en el país,  concentrando sus esfuerzos en la comercialización de Cadillac y modelos icónicos de Chevrolet fabricados en EEUU, como el Camaro, el Corvette y el Tahoe.

No es de extrañar la decisión, ya que unicamente los coches de lujo están zafando de la crisis. Los millonarios rusos no quieren dejar las comodidades de lado, pero menos aun demostrar que están cuesta abajo, y las cuatro ruedas siguen siendo el símbolo de bienestar por excelencia. Mercedes, Lexus y BMW registraron aumentos de ventas, mientras que Audi también cayó, pero menos que el mercado en su conjunto.

¿Salvará el lujo a las automotrices en Rusia? Ni Putin lo sabe…

 
Rodrigo San Miguel
Bizers
     

Tags: Ford Chevrolet General Motors Opel Nissan Vladimir Putin Rusia Crisis