Suscribir Newsletter Facebook Twitter



14°C
Capital Federal
Viernes, 18 de Agosto de 2017

La Oficina Divertida

by Daniel Adelsky, Socio Director del Grupo Gekko

Daniel Adelsky
Daniel Adelsky

La actividad laboral invade la actividad personal. Se piensa, se trabaja y se resuelven problemas en la oficina y fuera de ella a toda hora. La naturaleza misma del trabajo está cambiando con una gran rapidez y sus fronteras se diluyen infiltrándose en la vida social y familiar. El resultado no es alentador: trabajadores agotados, desmotivados y con estrés.

Como parte del desarrollo personal y el bienestar de los colaboradores, las organizaciones están comenzando a valorar los beneficios de crear un clima laboral más amigable, cálido y familiar. Cada vez más se están incorporando en las oficinas funciones tradicionalmente ligadas al tiempo libre tales como bares, mesas de ping-pong, billar, bicicletas, patinetas y ¡hasta mascotas! En el mundo acelerado de hoy, promover un entorno de trabajo distendido puede tener muchos beneficios.

Actualmente, las empresas empiezan a reconocer los beneficios que proporciona crear un ambiente de trabajo amable y creativo. Las compañías que fomentan esta cultura reportan un fortalecimiento de los vínculos, la interacción y la comunicación entre los colaboradores, un aumento de la motivación y el compromiso y una mayor efectividad en el reclutamiento y retención de gente talentosa. Un clima laboral amigable también ayuda a mejorar la salud física, psicológica y emocional de los trabajadores, a aumentar los niveles de productividad y a reducir la tasa de ausentismo y bajas por enfermedad. Esto se traduce en empleados más felices y creativos, y en un mejoramiento de la eficiencia y la rentabilidad de la empresa.

La creación de un ambiente distendido que apruebe y facilite actividades tradicionalmente asociadas con el ocio y la vida social, que proporcione espacios tales como bares, salas de relax o de juegos, que incentive a sus empleados a llevar sus bicicletas, sus patines y hasta sus mascotas, otorga al espacio de trabajo una dimensión personal que promueve una fuerte identificación afectiva. Esta noción permite apropiarse del espacio, hacerlo reconocible y dotarlo de una carga emocional significativa para cada persona.

A jugar…

Según el Diccionario de la Real Academia Española, jugar es hacer algo con alegría, con el solo fin de entretenerse o divertirse.

En los primeros años de vida, el juego cumple un papel importantísimo tanto en el aprendizaje como en el desarrollo de las conexiones neuronales, y ocupa la mayor parte de la actividad diaria de los niños. A través del juego aprendemos a conocernos y al mundo que nos rodea, a desarrollar un sentido de empatía y a crear nuevas relaciones.

La creatividad es una extensión de nuestro deseo de jugar y explorar el mundo, decían por ahi.

Actualmente, las tendencias indican que, más allá del dinero, para los trabajadores de hoy es importante divertirse en el trabajo.

Las nuevas generaciones que ya ocupan un lugar importante en el mundo laboral, consideran que la diversión en el lugar de trabajo es un requisito, no solo un beneficio, por lo que las empresas que fomentan la cultura lúdica logran un mayor compromiso de sus empleados. La sede de Facebook, por ejemplo, cuenta con salas de videojuegos, juegos de mesa, ping-pong, muros para escalada, golf, etc., además de un taller de reparación de bicicletas y un servicio de lavadero de ropa entre otras cosas.

Algunos estudios, también sugieren que la diversión en el lugar de trabajo es una herramienta de bajo costo para mejorar la participación y relación de los empleados, al igual que promueve la satisfacción laboral, mejora el estado de ánimo y la productividad.

Las actividades recreativas pueden ser una necesidad para combatir el estrés en la oficina al mismo tiempo que mejoran el aprendizaje y el desempeño, reducen el ausentismo y mejoran la salud. El juego también puede ser un valioso mecanismo para construir equipos, mejorar la comunicación y promover la creatividad porque ayuda a promover una cultura compartida, impulsando la participación y la conexión entre las personas.

La moraleja es simple: jugar hace bien a cualquier edad y un equipo que juega unido permanece unido.

A pedalear…


En general, pensamos en el ciclismo como una actividad recreativa que se hace fuera de la oficina, durante el tiempo libre. Pero ahora, muchas empresas están empezando a darse cuenta que promover el uso de la bicicleta para movilizarse hacia el trabajo es una buena estrategia que ayuda a los empleados a mantenerse saludables (física y mentalmente) y mejora la productividad al mismo tiempo que colabora con el cuidado del medio ambiente.

Por eso, algunas compañías han comenzado a equipar su espacio de trabajo con todo lo necesario para favorecer esta práctica: parking seguro para bicicletas, lockers y duchas para el personal, herramientas, máquinas para inflar gomas, etc. Algunas tienen incluso algunas bicicletas de uso compartido para aquellos que las necesiten durante el horario de trabajo. En las ciudades modernas, con grandes congestiones de tránsito, moverse en bicicleta para ir a almorzar, para asistir a alguna reunión o para realizar algún trámite o tarea de mensajería puede resultar una solución mucho más rápida y económica que llamar un taxi o moverse en auto.

Promover el uso de la bicicleta en la oficina ofrece muchas ventajas: mejora la condición física, reduce el estrés que generan los congestionamientos vehiculares, aumenta el ahorro de gastos de traslado y genera en los trabajadores una sensación general de bienestar y libertad. Todos estos beneficios se traducen en un impacto positivo tanto en el estado de ánimo general como en resultados para la empresa.

Crear una cultura amigable con la bicicleta no solo contribuye con el cuidado del medio ambiente y la salud física de los empleados. También envía a la comunidad un mensaje de compromiso con esos valores que refuerza el sentido de pertenencia de los trabajadores y ayuda a la organización a ser bien vista y como un lugar deseable para trabajar.

En algunos países se toman esto muy en serio, Toronto, por ejemplo, ofrece un galardón anual a las empresas que demuestran fomentar del uso de la bicicleta. De este modo, se reconoce a las compañías que ayudan a promover la bicicleta como forma de transporte sostenible y saludable.

Ladrando en la oficina...

Llevar al perro a la oficina puede ser beneficioso para los resultados de la empresa (Guauu). Al menos eso es lo que consigna un estudio de la Universidad de Virginia que revela que la presencia de mascotas en el lugar de trabajo permite desarrollar una mayor confianza y colaboración entre el personal al mismo tiempo que reduce el estrés. Pero para ese gran porcentaje de personas que tiene mascotas y las consideran como una parte de la familia, también significará un mayor compromiso con la empresa.

Algunos de los beneficios que tiene la interacción con animales son: mejora en el comportamiento social, las interacciones personales y el estado de ánimo; menos estrés, aumento de la confianza hacia otras personas; mayor empatía,  reducción de la agresión, y mejoramiento del aprendizaje.

Además, para muchas personas, poder llevar las mascotas al trabajo significa estar dispuestos a quedarse hasta más tarde trabajando en algún proyecto, ya que así no están preocupados por volver a casa para pasear al perro.

En los Estados Unidos, una encuesta de asociaciones de mascotas dice que el 17% de las empresas permite el acceso de mascotas al lugar de trabajo, una tendencia en aumento y que no parece ser una moda pasajera. Grandes compañías tales como Autodesk, Amazon y P&G tienen políticas pet friendly en sus espacios de trabajo, aunque el gigante de Internet Google, solo acepta perros en sus instalaciones. Sera cuestión de enseñarle a ladrar al gato, entonces.-

     

Tags: Daniel Adelsky Grupo Gekko oficina divertida arquitectura trabajo tiempo libre