Suscribir Newsletter Facebook Twitter



11°C
Capital Federal
Domingo, 22 de Octubre de 2017

El Clásico del Free-Shop

Un clásico bien dulce
Un clásico bien dulce

Es habitual ver ésas barras gigantes asomando su cabeza por las bolsas del Duty-Free en los aeropuertos. Todo viaje en avión culmina con la compra de un Toblerone, ya sea para consumo propio o como regalo de último momento para un ser querido. Pero la historia de este chocolate con particular forma viene de mucho antes, incluso de antes que siquiera existiesen los aviones.

Como buen chocolate, su origen viene de Suiza. La fecha data por el 1867 y el padre de la criatura se llamaba Jean Tobler. El amigo Jean trabajaba en la pastelería Kuentz, en Berna. El dueño de dicho local enfermó gravemente, dejándole a nuestro ídolo el local.

Tobler, a pesar de esto, cerró el local y lo mudó al distrito Länggasse de la ciudad, la Confiserie Spéciale, donde se dedicó a la fabricación de chocolatinas usando productos de otras empresas. El éxito fue total y al cabo de un tiempo, fundó, en compañía de sus hijos, la Fabrique de Chocolat Berne, Tobler & Cie. Uno de ellos, Theodor fue quien tomó la dirección del negocio y creó, con solo 24 años, la famosa barrita en 1908.

El copyright tiene un gran porcentaje en Emil Baumann, primo de Theodor, quien en un viaje a Alsacia descubrió el turrón italiano y, a su regreso, propuso a Tobler mezclarlo con el chocolate con leche. Debido al turrón, en italiano “Torrone”, es que nace el nombre legendario al mezclarlo con el apellido familiar: Toble-rrone.

Ese mismo año, el producto y su packaging fueron registrados en el Instituto Federal de la Propiedad Intelectual de Berna, convirtiéndose en la primera chocolatina con leche, miel y almendras en ser patentada.

Toblerone tuvo sus altibajos a partir de la década de los treinta; haciéndola deambular  entre problemas financieros hasta que, tras pasar por varios propietarios, se unió en 1970 a la chocolatera suiza Suchard. 12 años después, Klaus Johann Jacobs, propietario de la cafetera alemana Jacobs, adquirió la mayor parte del capital y lo integró en su grupo, dando lugar a Jacobs Suchard. Esta empresa es adquirida en 1990 por Tabak Multi Philip Morris, que la integró en la productora de alimentos Kraft Foods, compañía que, en 2013, se convirtió en Mondelez International.

Entre otros hitos de su historia, la marca batió en 1982 el récord Guinness al convertirse en la chocolatina más grande del mundo con Toblerone Jumbo, una barra de 4,5 kilos de peso y 80 centímetros de largo.

La empresa suiza, cuya planta de producción se encuentra en Berna desde su fundación, se ha afianzado en 120 países de todo el mundo, con ventas de más de 40.000 toneladas de chocolate. Y logró su identificación con los free-shop al quedar entre los primeros productos en ser incluidos en la primera duty-free, abierta en Irlanda en 1947.
 
Rodrigo San Miguel
@RodrigoSanMigue
Dbiz.today
     

Tags: Historia de Marca Toblerone Rodrigo San Miguel