Suscribir Newsletter Facebook Twitter



15°C
Capital Federal
Viernes, 18 de Agosto de 2017

Si nos dejan...

Por Leo Sarquís

Leonardo J. Sarquís de Confiagro
Leonardo J. Sarquís de Confiagro

Parece la letra de una canción de Luis Miguel, pero no lo es. Es una expresión de deseo. SI con bastante de realidad dependiendo de cómo se analice y mire. Estamos hablando concretamente de que se podrían sembrar adicionalmente 2 millones de hectáreas más de Trigo (en esta nueva campaña 15/16 que se larga a principios de Junio) del que se viene sembrando en estas últimas pobres campañas. Parece mentira que el país del cual se hablaba como el “granero del mundo” hace ya muchos años, ¡hoy siembre menos hectáreas que hace 100 años! La situación complicada de este “cereal” data de por lo menos 9 años. Allá por Marzo de 2006 se cierran las exportaciones de carnes, granos y lácteos de manera abrupta, sin metodología, y con total perjuicio para la cadena productiva, y el Trigo como cultivo de invierno estratégico fue muy afectado. Cada campaña a partir de ese año marcaba una disminución de la superficie sembrada y por ende en la producción. La famosa “excusa” que puso (y pone) el Gobierno que el cierre de los exportaciones es para “proteger la mesa de los argentinos” es una de las falacias más grande de los últimos 20 años. Basta con ver qué pasa en el “mundo real” cuando se comercializa libremente, se vende cuando quiere y a los mejores precios y a los países que mejor nos pagarían, para darnos cuenta que la libertad en la comercialización –con una supervisión sin interferencia del Estado– es lo que trae progreso, porvenir, crecimiento y desarrollo a una región, país, provincia, etc. Para que se den una idea de lo situación actual que vive un productor Triguero, el panorama es el siguiente: Un productor siembra Trigo con alto costos de producción (los insumos siguen aumentando en dólares) y no lo puede vender cuando quiere, al precio que quiere. Hoy por ejemplo un productor obtiene por su tonelada de Trigo con suerte $ 980 en el mejor de los casos, cuando el precio del Trigo en Chicago es de aproximadamente U$S/Tonelada 180. Días pasados un precandidato a presidente (que va muy bien en las encuestas), le dijo a los productores que siembren mucho y tranquilos, ya que van a cosechar en el 2016 sin retenciones (derechos a la exportación), sin ROE´s, ni cupos. Estas expresiones “alentadoras, motivadoras, deseables” son totalmente cumplibles y logrables. Si hoy sembramos, por ejemplo no más de 4 millones de hectáreas de Trigo (cuando hace 100 años sembrábamos 8) con simplemente sacar los cupos, roes, y las retenciones al Trigo, se podrían sembrar en menos de 3 meses casi 1,3 millones de hectáreas más de este cereal. ¿Se puede? ¡Sí se puede! pero… en este contexto difícil que se logre si no hay algunas medidas de verdad que tengan que ver básicamente con “destrabar” y sacarle los palos a la rueda que es el sector Agroindustrial. A esto me refiero con el “si nos dejan…”. El próximo Gobierno no puede darle la espalda a la producción; es totalmente falso que no se puedan eliminar las retenciones a las exportaciones de granos y carnes. Sí se pueden eliminar. Pero desde el vamos hay que decir la verdad: que los derechos a las exportaciones, mal llamadas retenciones, son un impuesto distorsivo que desalienta cualquier producción. La gente –inclusive los productores– no deben tener miedo a ello. Todas las retenciones a las economías regionales, carnes, trigo, maíz, cebada, sorgo, girasol, se pueden eliminar en forma inmediata. Solamente el caso de la Soja (que tiene un impacto mayor en la balanza fiscal actual y con este sistema impositivo injusto) debería ser eliminada en forma gradual (los porcentajes pueden variar de 2-5% por año) hasta su eliminación total. La USDA no ve cambios en los precios de los commodities en los próximos 2 años. El único recorte aunque menor, se daría en los granos forrajeros. Con respecto al Trigo en Argentina estamos “divorciados” de los que pasa en el resto del mundo. Ya vemos como Rusia, Ucrania, Canadá, Francia, siembran y producen Trigo en forma más eficiente que nosotros. Ya es hora, pensando que el año próximo todos los candidatos dicen que el “campo” será la locomotora que moverá el tren, que TODOS JUNTOS, pensemos y definamos que modelo de sector queremos, y comencemos a construirlo ya, sin esperar cambios inmediatos. Se puede Señores!

 

 

*Leonardo J. Sarquís es Ing. Agr. (UBA); MBA de la Adam Smith Open University, Post Grado en Marketing y en Economía Agraria en Sweet Briar College, Virginia USA; Director General de CONFIAGRO, mi consultora focalizada en temas de Agro negocios. Ex Director y Gerente General de Unidades de Negocios de empresas como Monsanto, Repsol YPF Gas, S.C. Johnson en Argentina y el Exterior. Docente Universitario, Conferencista, actual columnista en Diarios (La Nación, Clarín, El Cronista), Radio y TV sobre temas de Agro Negocios y Agroindustriales y Políticas Públicas para el sector Agroindustrial. Miembro Fundador del Grupo GAPU Agro y Asesor y Consultor de Empresas, Grupos, Bancos, Legisladores, Gobiernos, Entidades e Instituciones.lsarquis@confiagro.comwww.confiagro.comSkype: leosarquis.
     

Tags: Leo Sarquis Agro Trigo cultivos Crisis Impuestos