Suscribir Newsletter Facebook Twitter



17°C
Capital Federal
Domingo, 24 de Setiembre de 2017

Cómo prevenir enfermedades tras las inundaciones

Ocasionan graves problemas sanitarios

Los campos inundados son una gran amenaza para los seres humanos.
Los campos inundados son una gran amenaza para los seres humanos.

Las inundaciones ocasionan graves problemas sanitarios y constituyen un escenario propicio para la multiplicación masiva de muchos de los vectores de enfermedades, como roedores y mosquitos.

Debido a las intensas lluvias caídas en algunas regiones de nuestro país y a la existencia de zonas anegadas e inundadas, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) recomienda a la población extremar las medidas de prevención para evitar contraer enfermedades que se transmiten de los animales a las personas (zoonosis).
 
Además de los roedores y mosquitos, la falta de agua segura, la mezcla del agua que inunda las viviendas con las aguas servidas, la materia fecal y los materiales orgánicos en descomposición, hacinamiento y escasas condiciones higiénicas constituyen factores de riesgo igualmente importantes.
 
El sitio Agromeat.com publica que entre las enfermedades que se ven comúnmente favorecidas por estas condiciones climáticas se pueden mencionar: dengue, fiebre amarilla, leishmaniasis, leptospirosis, chikunguña y salmonelosis.
 
Ante esta grave situación, el Senasa recomienda adoptar medidas preventivas. Estas son algunas:
 
Beber siempre agua segura: embotellada comercialmente, hervida al menos durante 3 minutos o tratada con 2 gotas de lavandina por cada litro y reposada por 30 minutos antes del consumo. El agua de la red domiciliaria también se debe tratar, por eventuales contaminaciones de la red de distribución y de los tanques cisternas.
 
• Utilizar agua potable o potabilizada para efectuar la limpieza de los utensilios empleados en la preparación y consumo de alimentos.
 
No consumir alimentos ni medicamentos que hayan estado en contacto con el agua de la inundación. Desechar los comestibles que hayan perdido la cadena de frío debido a cortes en el suministro eléctrico.
 
• Lavarse muy bien las manos con jabón y agua potable o potabilizada antes de preparar o comer alimentos, después de ir al baño o de limpiar objetos y superficies que estuvieron en contacto con aguas de la inundación.
 
@PeterPrensa
     

Tags: inundaciones enfermedades roedores y mosquitos Senasa zoonosis Agroalimentaria Agro