Suscribir Newsletter Facebook Twitter



12°C
Capital Federal
Lunes, 23 de Octubre de 2017

El valor nutricional en los niños

Un simposio organizado por Nutricia Bagó en Buenos Aires.
Un simposio organizado por Nutricia Bagó en Buenos Aires.

Especialistas en nutrición destacaron que las intervenciones durante los primeros mil días de vida de una persona condicionan el capital humano de una sociedad. En ese sentido, los expertos advirtieron que desde el momento de la concepción y hasta los 2 primeros años, si el niño sometido a carencias nutricionales y a un entorno descuidado que no le brinda la atención necesaria, tendrá riesgo aumentado de presentar problemas en su desarrollo futuro.

"Los primeros mil días representan una verdadera ventana de oportunidad en el desarrollo de las potencialidades del niño. Si éste padece carencias, tanto nutricionales como afectivas y de distintos estímulos de su entorno, lamentablemente quedará

expuesto a un riesgo aumentado de pérdida de crecimiento durante ese período, sacrificando la oportunidad de alcanzar su máximo potencial", indicaron los especialistas durante un Simposio de Programación Nutricional Temprana, organizado por Nutricia Bagó en Buenos Aires.
 
El médico pediatra Norberto Giglio, especialista en farmaco-epidemiología por la Universidad Autónoma de Barcelona, y Director Médico del Grupo Pediátrico Belgrano R, explicó que "si el crecimiento óptimo, expresado en un peso y talla ideales para una persona comienza a alejarse de la meta esperada por cuestiones nutricionales, afectivas o del entorno, puede transformarse en una pérdida difícil de recuperar".
 
El crecimiento saludable es importante en todas las etapas de la vida, pero el período comprendido desde la gestación a los dos años de vida es el de mayor plasticidad epigenética. En otras palabras, es un período de los denominados "ventana crítica", en que la nutrición influencia la potencialidad de expresión génica, de manera que la persona pueda alcanzar en su futuro el mayor rango posible de inteligencia, creatividad, fuerza muscular, capacidad reproductiva y salud en general.
 
"La epigenética es reconocida como la base molecular que interviene en el origen se la salud y la enfermedad. Determinados estímulos nutricionales en etapas críticas como son los primeros mil días, pueden tener una influencia sostenida en el tiempo en la
expresión de varios genes", explicó Verónica Mericq, médica especialista en endocrinología pediátrica del Instituto de Investigaciones Materno-Infantil de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile.
 
Este concepto se ensambla con el de "capital humano", que no es otra cosa que el desarrollo al mayor rango posible de la inteligencia, la escolaridad, la fuerza muscular, la capacidad reproductiva y el menor riesgo de padecimiento de enfermedades crónicas no transmisibles, que, desde una perspectiva económica, se traduce en una mejor inserción laboral y mayor capacidad productiva.
 
@PeterPrensa
 
  
.
     

Tags: Nutricia Bagó Nutrición capital humano sociedad Simposio de Programación Nutricional Temprana Norberto Giglio Verónica Mericq salud Medicina laboratorios Oribe