Suscribir Newsletter Facebook Twitter



27°C
Capital Federal
Jueves, 14 de Diciembre de 2017

Primeros avistajes en Madryn

Ya se vieron los primeros ejemplares de la franca austral.
Ya se vieron los primeros ejemplares de la franca austral.

Desde la rambla de Puerto Madryn ya se vieron los primeros ejemplares de ballena franca austral de la temporada, que se adelanta cada vez más y se extiende hasta entrado diciembre.

Con ello, también se fueron agregando distintas formas de acercarse a conocerlas, ya sea desde las playas de Madryn o de El Doradillo, con los gomones o catamaranes que salen desde Puerto Pirámides, y hasta por abajo del agua con el Yellow Submarine, un semisumergible único en el mundo que hizo sus primeras excursiones en las vacaciones de invierno 2014.   
 
Única en el mundo entero, se trata de la primera embarcación diseñada especialmente para avistar ballenas  y lobos marinos de un pelo. El buque es de industria argentina, construido en acero naveal, de color amarillo y semisumergible, lo que permite a los pasajeros observar a las ballenas tanto en superficie, desde la cubierta superior, como desde la cabina submarina, a través de las 40 ventanas que tiene bajo el nivel del agua.
 
Además la nave cuenta con hidrófonos de última generación para poder escuchar los sonidos que emiten. “Es otro mundo allá abajo, es como verlas buceando. Las ballenas pasan a sólo 30 centímetros del vidrio, muy curiosas, es claro que ellas también nos están mirando”, asegura Héctor "Tiño" Resnik, ideario y dueño de Yellow Submarine.
 
Especialmente entre junio y diciembre, miles de turistas nacionales y extranjeros llegan a Puerto Madryn para ver a los “Gigantes de Valdés”, conocidos así por ser los mamíferos más grandes del mundo: un macho promedio mide unos 15 metros de largo y  pesa alrededor de 50 toneladas.
 
A sólo 15 kilómetros de la ciudad, el Área Natural Protegida El Doradillo ofrece un espectáculo único, de acceso libre y ratuito, ya que muy cerca de la costa el mar se vuelve profundo y se las puede ver fácilmente en sus rutinas de cortejo, dando a luz a sus ballenatos y enseñándoles a nadar de una punta a la otra de la playa.
 
Otra opción para verlas de cerca son los avistajes embarcados que se ofrecen desde Puerto Pirámides, una pequeña ciudad en Península Valdes. De camino se puede visitar el Centro de Interpretación Istmo Ameghino, donde hay información didáctica sobre la flora y fauna de la zona, ilustraciones y hasta una réplica a escala de una ballena. Antes de subir al gomón o el catamarán hay que ponerse chalecos salvavidas y todo el abrigo posible. Pasan pocos minutos de navegación hasta que el capitán señala los primeros ejemplares: “¡A las 3, un macho!”. “¡A las 9, una hembra con un ballenato!”, indica usando sus manos como si fueran las agujas del reloj y las 12 estuvieran en la proa del barco. Del espejo de mar cristalino emergen sus lomos negros, callosidades y chorros de aire y agua que expulsan por el orificio en su cabeza. Con tiempo y suerte, alguna ballena muestra la cola o da el tan esperado salto.
 
Según el calendario de fauna de Puerto Madryn, en los meses de ballenas también se puede ver toninas, aves, elefantes y lobos marinos. Para conocer a estos últimos, la mejor opción es el snorkeling que se realiza con la marea alta en la reserva Punta Loma, a 20 kilómetros del centro de la ciudad. Los lobos son curiosos y se tiran al agua para recibir a sus visitantes, que apenas entran en el agua, son mordisqueados, tironeados, besados, seducidos por una cantidad incalculable de cachorros.  
 
@PeterPrensa
 
 
 
     

Tags: avistajes en Madryn Puerto Madryn Ballenas turismo turismo argentino Puerto Pirámides El Doradillo Yellow Submarine
Aruba