Suscribir Newsletter Facebook Twitter



16°C
Capital Federal
Domingo, 22 de Octubre de 2017

Arequipa, donde calienta el sol

Crónica de viaje por la ciudad blanca de Perú

Arequipa, Perú

 

Me faltaban 10 días para tomar el avión de regreso a casa. Subí al tren renovada por la energía que contagia Machu Picchu y pensaba que si mi viaje terminaba ese mismo día me sentiría totalmente satisfecha. Sería muy difícil superar aquella experiencia. ¿Me había equivocado cuando planifiqué el itinerario? Esa duda se mantuvo hasta que llegué a Arequipa, la ciudad blanca. Se la llama así porque gran parte de sus edificaciones están construidas con sillar, una resistente piedra volcánica de color… blanco, claro. Arequipa es la segunda ciudad más importante de Perú después de Lima y la del clima más benevolente: cielo azul y despejado prácticamente todos los días. Con el sol como eterno compañero, caminar por las calles de Arequipa es una invitación imposible de rechazar. Hacer un recorrido por el enorme convento de Santa Catalina de Siena, visitar los claustros jesuitas, leer las frases grabadas en los arcos de Yanahuara o sacarse una foto en el mirador del Carmen Alto abrazando al equeco para atraer la buena fortuna, son citas ineludibles.
Una mención más destacada es la excursión al Cañón del Colca, a unos 165 kilómetros de Arequipa. Camino hacia ese paraíso hice una parada en el Mirador de los Andes (a 4.910 metros de altura), desde donde se tiene una vista panorámica de los volcanes. Ahí también dejé mi apacheta: son montañitas de piedras que los incas ofrecían a la tierra para pedirle que los proteja en el camino. Un poquito más adelante crucé por un temerario puente colgante y me di un relajante baño termal. Pasé la noche en Chivay, un pueblo con plazas coloridas y asientos con forma de sombreros. Al día siguiente, antes del amanecer, salí hacia la Cruz del Cóndor y fui testigo del vuelo de los cóndores, un espectáculo maravilloso. Me rendí ante sus alas y elegí guardar la cámara de fotos para disfrutar el show que me estaban ofreciendo. Las fotos no eran necesarias. Como dice la canción, “todo está guardado en la memoria”.
 
@karinaponto
     

Tags: Viajes Perú Turismo Arequipa
Aruba