Suscribir Newsletter Facebook Twitter



16°C
Capital Federal
Viernes, 20 de Octubre de 2017

Jackie se perfumó hasta los dientes

Jackie huele bien
Jackie huele bien

Jackie estaba tarareando a Divididos cuando nos encontramos en La Cabrera. Sonó más lógico todo cuando escuché el estribillo. “Qué Bless, qué Bless cuando me Bless?” Todo parecía muy extraño. Por su aroma, La Cabrera parecía un local de Puma, de Cheeky o el mismísimo Patio Bullrich. Pero era ella, y me dí cuenta cuando vi esparcidos en la mesa, casi como haciéndole marca personal a cada dip de aderezos para el bife de lomo, a las botellas de Bless que podés encontrar en el :clickbiz presentado por Fujifilm. Jackie ni siquiera probó bocado de lo que yo pedí para compartir. La esperaba un Cabify, seguro hacia alguno de los dos aeropuertos para pasar Semana Santa con alguien para mí desconocido. Antes de partir le puso tono de enólogo (guitarrero, entre nosotros) a Citric Lime, la fragancia que roció en su cuello. “Un conjunto de notas naturales envueltas en la mística del variado musk oriental. Su nota de salida es muy fresca dominada por aromas frutales sumados a un corazon de rosa blanca, jazmin de Italia y muguete. Flores verdes y blancas envueltas en un musk transparente y ambarado”. Mi olfato es novato para tanto, pero el de muchos de los comensales en La Cabrera parece que caló hondo lo que mi amiga se encargó de decir con voz más alta de lo acostumbrado. Para muestra, un botón: conté cerca de 50 ojos siguiéndola hasta que cerró la puerta del Cabify. Lo que no me quedó claro es cuánto de eso era el packaging (Bless) y cuánto el producto: la blonda.

Claudio Destéfano

    

Tags: Jackie perfume fragancia Bless Claudio Destéfano datillos ® La Cabrera Cabify