Suscribir Newsletter Facebook Twitter



26°C
Capital Federal
Domingo, 19 de Noviembre de 2017

Un paseo por San Telmo con gusto a cebada

By Cande Paseyro

Viernes 1 de Septiembre de 2017

Tour de Bodegones

Cervecería Quilmes y los chicos de Anti Gourmet armaron un Tour de Bodegones por San Telmo, y DESTÉFANO fue parte de la experiencia gastronómica.

El recorrido consistió en visitar tres reconocidos bodegones porteños, probar sus platos clásicos y beber una cerveza bien fría. Los chicos de Anti Gourmet contaron la historia de cada lugar, y el maestro cervecero de Quilmes, Luis Dimotta, recomendó una cerveza especial para cada menú servido.

El primer bodegón fue Manolo, ubicado en la calle Bolivar al 1200. Este clásico bar se caracteriza por tener a los mejores mozos de profesión, quienes son los responsables de brindar un excelente servicio. La entrada eran rabas bien crocantes y una provoleta deliciosa. Dimotta recomendó una Quilmes Cristal ya que la cebada resalta el gusto de la harina de las rabas y el sabor del queso. El plato principal, una bondiola a la napolitana con papas fritas acompañada de una Quilmes Stout.El secreto está en saber maridar bien la cocción de la carne con la cerveza”, explicó el maestro cervecero.

El segundo lugar visitado fue El Hipopótamo. Su nombre de origen dudoso no interfiere en absoluto con la calidad de su comida. El plato servido fue pasta, la verdadera pasta fresca. Los sorrentinos y ravioles bien rellenos, más los fideos con salsa, fueron un mimo al alma. Una Quilmes Bock, hecha con granos de cebada tostada, realzó el sabor dulce de la salsa.

El tercer lugar, pero no menos importante, fue La Popular. De los tres, el más nuevo. Su particular decoración y ambientación transmite alegría y calidez. Se destaca por su amplia variedad de tortilla de papas y tipos de milanesas, más de 14 en el menú. No se podía aflojar en el último lugar, así que bebimos un poco de agua antes del plato final. El tamaño de la milanesa era importante, ideal para compartir entre dos o tres. Para este paso se eligió una Quilmes Cristal, que combinó perfecto con el pan rallado frito al igual que las rabas.

Próximos a finalizar el recorrido, había que hacer un lugarcito más. Faltaba el postre. ¿Qué podíamos esperar de San Telmo? El clásico flan con dulce de leche, un poco de queso y dulce y por supuesto, budín de pan. Respiramos hondo, y dimos el último sorbo de la dulce Stout.

Los tres lugares son referentes de la cocina porteña, totalmente recomendables, para ir en familia o con amigos, buena comida a un buen precio. La cerveza Quilmes es una tradición nacional, cuya producción es de alta calidad de principio a fin en cada provincia de nuestro país.

    

Tags: Tour de Bodegones San Telmo Cervecería Quilmes Anti Gourmet Cande Paseyro gastronomía