Suscribir Newsletter Facebook Twitter



16°C
Capital Federal
Jueves, 21 de Setiembre de 2017

Los alimentos que consumimos y el uso de antibióticos

Informe de Amerex

Estudio de Amerex

Hay un dicho popular “somos lo que comemos”…en este sentido es muy importante saber qué estamos comiendo realmente y estar informados acerca de qué aditivos se le suman a los alimentos.

Hace algunas semanas se dio a conocer un estudio que mencionaba el uso indiscriminado de antibióticos en la producción de salmón para consumo humano.

Si bien esto es una constante en muchas categorías de alimentos, existen variantes biológicas, que al utilizarlas redundan en beneficio no sólo para el animal, sino también para el consumidor y para la empresa productora.

No se puede negar que la aparición de los antibióticos produjo una revolución en la terapéutica de las enfermedades infecciosas, sin embargo, en muchas ocasiones se utilizan en forma irracional y en dosis inadecuadas, tanto en medicina humana como animal. En la producción animal los antibióticos se utilizan con dos fines bien diferenciados; el más conocido es el terapéutico y/o profiláctico, pero el más peligroso es cuando los antibióticos se aplican como promotores de crecimiento, donde se administran en dosis subterapéuticas, pero en forma continua. Estas dosis bajas, pero permanentes durante toda la vida del animal, se utilizan para controlar la flora intestinal. Lo que se traduce en un mayor aprovechamiento de los nutrientes, y un aumento considerable de peso.

Esos son los animales que nos sirven de alimento, ya sea como carne, leche o huevos, por lo que los seres humanos incorporamos antibióticos por partida doble. Uno de los efectos más alarmantes del uso indiscriminado de antibióticos, es la aparición de gérmenes antibiótico-resistente, que crea la necesidad cada vez mayor, de nueva medicación.

En la Unión Europea hace años que se prohibió el uso de antibióticos como promotores de crecimiento, en un largo proceso que llevó más de 30 años y concluyó en el 2006, con la prohibición definitiva de todos los antibióticos como promotores de crecimiento.

La producción libre de antibióticos de animales para consumo, debería ser ya una exigencia de la sociedad. Razón por la cual, es imperioso empezar a modificar los sistemas de producción. Si bien la mejora de las condiciones higiénicas y de manejo en las granjas es fundamental, también es necesario mejorar la calidad y digestibilidad de alimentos balanceados –llamados piensos- , aumentando la calidad de sus ingredientes y remplazando los antibióticos por probióticos, y otros aditivos naturales que mejoran la salud general del animal, principalmente su salud intestinal, mejorando la absorción de nutrientes y el consecuente aumento de peso.

Fuente: Amerex, empresa pionera en la aplicación y desarrollo de microbiología industrial (www.labamerex.com

    

Tags: Amerex Estudio antibióticos alimentos consumo