Suscribir Newsletter Facebook Twitter



21°C
Capital Federal
Lunes, 26 de Junio de 2017

Virgen de Lourdes

By Luciana Palermo

Virgen de Lourdes
Virgen de Lourdes

En el transcurso del agitado día, uno siempre busca un momento para relajarse; para hacer una pausa. Por eso, te invitamos a que disfrutes de esta columna de Luciana Palermo.  ¿Cine? ¿Poesía? ¿La vida cotidiana?, de todo un poco…

“Las Apariciones Marianas siempre se produjeron a niños o adolescentes de origen humilde y, en ocasiones, también analfabetos. Que la Virgen se incline a la pureza de los niños, es algo que no me sorprende demasiado. Y el tema del analfabetismo de ellos, hizo que su nivel de credulidad ante las masas, disminuyera considerablemente. Lo que incrementó el mérito de los niños, al incrementar, necesariamente, el esfuerzo que éstos tuvieron que hacer para sonar convincentes.

En el caso de Lourdes, la Madre de Dios se le aparece a Bernadette, una joven francesa, que vivía en la pobreza más extrema.

Cuando el clero (y el pueblo) de Lourdes la interrogaba sobre "Aquella Señora", Bernadette no dudaba un segundo en describirla como a "una hermosa mujer" cuyo rostro no podía dibujarse ni retratarse de ninguna forma, dado que su belleza no era de este mundo y resultaba imposible plasmarla en un lienzo.

Los pastorcitos de Fátima, al igual que Bernadette, también hicieron alusión a su inigualable belleza. Y, "La Señora" también tuvo mensajes y recomendaciones proféticas para ellos.

María fue la primer mujer que veneró (y para muchos, aún sigue siendo la única) la Iglesia Católica. Su mérito no fue sólo el de traer al Hijo de Dios a este mundo, sino también el de protegerlo (aún antes de Su nacimiento), prepararlo y finalmente, acompañarlo en Su misión personal. Esto último, a costa de ver y padecer lo más doloroso que puede presenciar una mujer en su vida, esto es el asesinato de su propio hijo.

La Virgen lo hizo con estoicismo. Y se unió a la prédica del Evangelio después.

A esta altura, imagino que el hecho de que los niños que han tenido el privilegio de verla y platicar con ella personalmente, afirmen que se trataba de una mujer cuya belleza era totalmente indescriptible, era algo de prever”.

Luciana Palermo
luciana.palermo@gmail.com

     

Tags: Luciana Palermo Virgen de Lourdes relatos columna