Suscribir Newsletter Facebook Twitter



21°C
Capital Federal
Miércoles, 23 de Agosto de 2017

Meditación y psicología

By Luciana Palermo

Meditando
Meditando

El mundo Oriental viene ganando terreno. Yoga, meditación, Reiki, Tai Chi, entra otras muchas disciplinas y todo esto sin mencionar la cantidad de seguidores que va sumando día a día el Budismo. Fue a raíz de esta conquista, que la técnica occidental del psicoanálisis pudo ser comparada en cuanto al bienestar que le brinda a su paciente.

La psicología propone el diálogo entre dos personas para llegar a la raíz del problema que aqueja a uno de ellos. Juntos, terapeuta y paciente, se embarcarán en la tarea de encontrar las razones que impiden la felicidad del sujeto que acude ahí a curarse. Este proceso se desarrollará siempre aplicando la razón.

La meditación, en cambio, aunque pueda practicarse en forma guiada o grupal, generalmente, es individual. La práctica consiste en liberar a la mente de todo pensamiento (sea este bueno o malo) de manera que en ese silencio, pueda curarse e ir más allá de ella misma. En realidad, lo que se busca es la paz interior, para lo cual, necesariamente, la mente no tiene que estar presente. Está probado científicamente, que las personas que practican meditación, mejoran su sistema inmunológico y padecen menos depresiones.

Mientras que el tratamiento psicológico suele ser de largo plazo e intenta que el paciente aprenda a mirar las cosas desde otra perspectiva; la meditación garantiza resultados casi inmediatos y enseña a vivir alejados de la esclavitud que supone nuestra mente.

Si bien cada persona puede responder favorablemente a un método más que al otro, no hay dudas de que el desembarco de Oriente nos ha enriquecido. O por lo menos, nos ha dado la posibilidad de elegir entre vías alternativas de bienestar y desarrollo personal.

     

Tags: Meditación y psicología Luciana Palermo relatos cotidianos