Suscribir Newsletter Facebook Twitter



14°C
Capital Federal
Martes, 26 de Setiembre de 2017

Leyendas de Pasión

By Luciana Palermo

Leyendas de Pasión
Leyendas de Pasión

¿Por qué una película determinada nos llega de manera más profunda que otra? Esa es la pregunta. Me acuerdo (a la perfección) una de sus frases iniciales: "Hay personas que realmente escuchan su voz interior y existen dos opciones para esas personas:

O se vuelven locos. O se convierten en leyenda" Y el segundo fue el caso de Tristan Ludlow.

Leyendas de Pasión es la historia de tres hermanos que se aman, pero que no pueden evitar enamorarse de la misma mujer.

Tristan, interpretado por el (poco conocido en aquel entonces) actor, Brad Pitt, es el hermano del medio y el preferido de su padre. Es, también, el más salvaje de los tres varones.

El destino de los hermanos Ludlow cambia para siempre cuando Samuel (el hermano menor) presenta a su prometida en el hogar. Y dará un giro aun más drástico, cuando este decide alistarse para ir a la guerra.

El Coronel William Ludlow (Anthony Hopkins) está retirado y crió a sus hijos solo en un rancho de Montana. Donde también oculta indios. Ahí vemos que Tristan, tiene a quien salir en cuanto a su rebeldía. Con este personaje, Brad Pitt llamó mi atención totalmente, mucho más que con su belleza (lo cual ya es mucho decir). Aunque por momentos parece gobernado sólo por sus impulsos, su personaje, Tristan, también demuestra un gran corazón, que le hace huir por la culpa de la muerte de su hermano, primero y volver al rancho familiar, después.

Alfred es el hermano mayor, es interpretado por Aindan Quinn, con una sensibilidad notable. Quien, a pesar de haber sentido celos de su hermano Tristan durante toda la vida, logra reivindicarse al final.

Para ver una y otra vez, como hago yo, cada vez que me la encuentro en el cable. O para verla una sola vez. Y darse cuenta de que es difícil de olvidar. 

     

Tags: Leyendas de Pasión Luciana Palermo relatos cotidianos película