Suscribir Newsletter Facebook Twitter



28°C
Capital Federal
Sábado, 25 de Marzo de 2017

Diestros y siniestros

By Luciana Palermo

Diestros y siniestros
Diestros y siniestros

En el transcurso del agitado día, uno siempre busca un momento para relajarse; para hacer una pausa. Por eso, te invitamos a que disfrutes de esta columna de Luciana Palermo.  ¿Cine? ¿Poesía? ¿La vida cotidiana?, de todo un poco…

Diestros y siniestros

Que la Humanidad ha perseguido a lo que es diferente es un hecho que no admite discusión. Por eso no es de extrañar que desde que el hombre aprendió a escribir, el diestro que se sabía en mayoría, ha querido domesticar al zurdo para hacerlo a su imagen y semejanza. Esto lo lograba recurriendo a medios tan "diplomáticos" como atarle la mano o tildándolo de anormal y satánico.

La palabra diestro es sinónimo de idóneo, correcto y de todo lo que está bien en este mundo. Por el contrario, el término siniestro (o izquierdo) significa todo lo debe ocultarse porque es oscuro, está mal y no debe hacerse.

En este proceso de "reeducar" al zurdo para volverlo "normal", la persona que nacía con zurdera tenía que padecerla. Al cambiar de manera forzada su tendencia natural, comenzaba a tener dificultades en el habla. En ocasiones, se volvía disléxico, como respuesta a esta imposición.

Numerosas teorías han intentado dar con el origen de la zurdera. Desde genéticas hasta una que afirma que la persona se hace zurda en el vientre materno, al llevarse algún dedo de la mano izquierda a la boca, en lugar de la derecha, lo que sería más común, dada la ubicación del corazón de su madre.

El diestro activa más el hemisferio izquierdo de su cerebro, el cual rige la lógica y las ciencias exactas. Mientras que en el hemisferio derecho, que utiliza más el zurdo, rigen el pensamiento intuitivo y abstracto. Resulta natural entonces que un zurdo promedio sea más creativo y sensitivo que un diestro. Es decir, que la mayoría.

En las filas de los seres humanos que son más hábiles con la parte izquierda de su cuerpo podemos encontrarnos a personalidades de la talla de Leonardo Da Vinci (cuyos numerosos inventos dan fe de su condición), Lewis Carroll (cuya visión de un país ilógico dio origen a su mayor obra literaria), a la Patrona de Francia, Santa Juana de Arco (que sorprendía no sólo por ser mujer, sino por esgrimir su espada con la mano izquierda), Napoleón Bonaparte y hasta el brillante Ludwig Van Beethoven. Y, sólo para aclararles les digo, también quien les habla (o escribe).

Resulta llamativo notar que hay tanto genio en lo que no deja de ser una minoría mundial.

Se estima que hay el doble de hombres zurdos que mujeres. El día internacional del zurdo se celebra el 13 de Agosto.

     

Tags: Luciana Palermo Diestros y siniestros relatos cotidianos escritura