Suscribir Newsletter Facebook Twitter



13°C
Capital Federal
Lunes, 24 de Julio de 2017

Animales fantásticos, pero no tanto

By Luciana Palermo

Luciana Palermo
Luciana Palermo

El domingo fui a ver lo que sería la precuela (indirecta) de Harry Potter. Me habían dicho que era muy buena y, sin negar la inmensa capacidad creativa de su autora, Joanne Rowling, puedo decir que esperaba más.

La escritora creó un universo mágico nuevo, con un cuidador de animales fantásticos (Newt Scamander, interpretado muy bien por Eddie Redmayne) y su llegada a Estados Unidos, donde también los magos se ocultan de los muggles y sancionan al protagonista por transgredir sus leyes. Desde el comienzo, Newt es acompañado de forma accidental por un no mago y él, al no "desmemorizarlo" le permite que lo acompañe durante toda su aventura.

Los efectos especiales están muy bien, las razas de animales son bastante parecidas a las que ya conocemos, sólo difieren en uno o dos detalles. Pero, a pesar de ser un estreno taquillero, dudo que logre tener los fans de su antecesora, Harry Potter.

Los últimos treinta minutos de la película me dieron a cada rato la impresión de ser la escena final. Como sabía que iba a tener una segunda (y tercera) parte, la trama tenía que quedar abierta, quizá de ahí venía mi anticipación para pararme e irme.

Las actuaciones estuvieron bien, al final se lo puede ver a Johnny Depp, integrándose al elenco y en el medio del conflicto, podemos escuchar al personaje de Colin Farrell mencionar a Dumbledore como a un referente (en ese momento joven) del mundo de los magos. Animales transcurre 70 años antes de la aparición de Harry, por lo que la escenografía se encuentra (bien) adaptada a la época.  

Me dio la sensación de que con esta película, la autora busca poner a Estados Unidos en el mapa de las artes oscuras, quitándole el monopolio a Gran Bretaña.

Puedo decir que se deja ver y quizá haya maravillado a los más fanáticos de la saga anterior, pero no es una película que vería nuevamente. 

     

Tags: Harry Potter Joanne Rowling Luciana Palermo Animales fantásticos relatos cotidianos